Espíritu boricua en Bahía
Imprimir E-mail

Javier Mojica y Ricky Sánchez son dos de las estrellas de Puerto Rico que jugarán en Weber Bahía Estudiantes.

En el hotel Provincial de Mar del Plata, donde se aloja la delegación puertorriqueña que participa del Preolímpico de Mar del Plata, los dos jugadores recibieron a Mariano Grippo, manager general de Weber Bahía Estudiantes, y participaron de una nota en conjunto con el departamento de prensa de la organización.

¿Qué les hizo decir sí a la propuesta de Weber Bahía Estudiantes?

Sánchez: cuando surgió la posibilidad de ir a la Liga Argentina, yo no dudé en decir que sí. Muchas razones me empujaron a levantarle el pulgar a la oferta. En primer lugar, quería ir a una Liga bien competitiva, y cuando hablé con Pepe y me explicó como era el sistema, cómo se trabajaba, no dude en aceptar el ofrecimiento.

Mojica: para mí es lo mismo, tener la oportunidad de jugar al lado de Ricky, a quien conozco desde hace un par de años de la Liga de Puerto Rico, y ahora con el equipo nacional. Además, tener la chance de jugar con un 'point guard' como Pepe no es algo que se pueda aprovechar todos los días. Sé que la Liga de Argentina es bien fuerte y me puede ayudar a llegar a donde yo quiero, que es jugar un par de años en la LNB para llegar a poner mi nombre bien arriba.

Sánchez se ha convertido en una de las referencias del seleccionado boricua. Es un tres de muchísima estatura, con una capacidad de tiro envidiable desde larga distancia. Tras haber sido elegido como el jugador de más desarrollo en la liga boricua con la camiseta de Cangrejeros, Sánchez busca nuevos desafíos.

"Tras hablar con Flor Meléndez y Alex Galindo, quienes estuvieron en la LNB, me convencieron que es una liga fuerte, física, que se juegan muchos sistemas, con mucho scouting. Es para jugadores pensantes. Yo estoy preparado para el desafío. A mí me gusta eso, creo que tanto yo como Javier nos vamos a acoplar rápido al sistema de juego y a todas las situaciones que se presenten", dijo Ricky, refiriéndose a su conocimiento del básquetbol argentino.

Javier Mojica es un jugador de muchísima actitud, que puede jugar de base, escolta, y tiene un gran nivel defensivo. Tan es así que es considerado el especialista defensivo del equipo boricua.

"Pongo siempre mucha energía y me gusta dar todo por mi equipo. Defender, meter bolas, tomar rebotes. No me importa lo que tenga que hacer, puedo jugar de uno o dos, todo tendrá que ver con lo que me pida el entrenador", dijo Mojica.

¿Qué estilo de juego les gusta practicar?

Sánchez: el baloncesto es algo tan divertido que uno no puede definirlo con exactitud. Tendremos que ajustarnos a lo que se presente, nadie te jugará de la misma manera, por lo tanto todo tiene que ver con la adaptación. Lo bueno de todo esto es que sabemos jugar corriendo y con sistemas. Tenemos la posibilidad de hacerlo por nuestras características.

Mojica: un día podemos jugar básquetbol estructurado y otro día tener que correr y anotar sin tanto sistema. Como dice Ricky, tenemos las aptitudes para hacer las dos cosas.

En Puerto Rico se los ve con el vértigo de siempre, pero también han mejorado muchísimo la defensa... ¿Ha cambiado el chip del jugador boricua en ese sentido?

Sánchez: totalmente, es así. Con Flor, si tú no defiendes, no vas a jugar. Tan simple como eso. Flor prefiere ganar 2-0, y así jugaremos el Preolímpico. Yo lo llevo así, y esa escuela defensiva la pretendo continuar donde sea que esté mi carrera, empezando por Weber Bahía Estudiantes.

Mojica: sabemos que no tenemos demasiados hombres grandes abajo, por lo tanto hay que tener intensidad, energía y dar todo en la cancha. Nos encanta la defensa y pretendemos aplicarla todas las noches.

Antes de conquistar el premio al jugador de mayor progreso, Sánchez hizo un trabajo muy duro en Orlando para aclimatarse físicamente y desarrollar sus puntos flojos.

"Solamente sabe dios que me puede deparar mi participación en Weber Bahía. Yo solamente me levanto temprano y voy a trabajar siempre con muchas ganas. Es un trabajo diario, quiero hacer el mejor trabajo posible. Este año que pasó fue una experiencia completamente diferente para mí, cambié mi manera de pensar, de afrontar las cosas. Maduré. Me salió todo bien, gracias al esfuerzo", señaló Ricky.

"Cuando terminó el Mundial, fui a jugar a México. Estaba completamente desenfocado del baloncesto. Me quitan de México, voy a casa de mi hermano, estuve dos meses y me encontré. Luego viajé a Orlando y empecé a trabajar durísimo para regresar a Puerto Rico y exhibir mis mejoras. Creo que estuve a la altura y quiero seguir creciendo", agregó.

Ricky fue drafteado muy joven por los Portland Trail Blazers en la NBA. Tenía sólo 18 años, salteó la Universidad, y pese a sus excelentes condiciones no pudo permanecer en la Liga. Hoy en día, tiene sólo 24 años.

"La NBA es mi última meta. Soñar no cuesta nada. Trabajo y trabajo y nunca descarto oportunidades. Creo que puedo jugar en Europa y por qué no en la NBA. Para mí, el cielo es el límite", dijo.

Mojica atravesó a lo largo de su carrera muchas dificultades personales. Desde que era muy pequeño, padeció varios problemas de sus padres con la ley, siendo criado por sus tías. Pero eso sólo sirvió para demostrarse él, y para que vea el mundo, su capacidad de superar las barreras de la adversidad. Un verdadero ejemplo de superación.

"Yo soy un muchacho un poco bipolar, a veces me vuelvo loco, a veces estoy callado. Entro al juego con mucha emoción y energía. Siempre doy lo máximo, en los juegos me divierto, la paso bien y me gusta tener buena actitud", dijo.

"Jugué un par de años en Europa, el año pasado no pude jugar porque me operaron de la mano. Ahora vengo de Puerto Rico, y para mí este año será clave en mi carrera, para poder poner mi nombre entre los grandes", completó Mojica.

¿Qué esperan concretar en Weber Bahía Estudiantes para esta temporada?

Mojica: llegar a los playoffs y ganar. Me contaron que Bahía nunca ganó el campeonato en la Liga y tener la oportunidad de hacer historia es muy importante para nosotros. Queremos ganar el campeonato.

Sánchez: es cuestión de trabajar día a día y darnos una oportunidad. Yo siempre digo que en la vida no hay nada imposible. Es cuestión de trabajo y tiempo. Si está para nosotros, pues está para nosotros. De parte mía y de Javier tendrán el máximo compromiso siempre. Vamos a buscar lo mejor posible. Nadie quiere ir a hacer un mal papel. Desde que firmamos en Bahía hemos hablado casi todos los días de esto. Tenemos una 'guerra' divertida con Galindo. Él dice que no vamos a ganar y nosotros decimos que sí. Creemos en nosotros, en el equipo y vamos a dejar todo para hacer historia. Esa es nuestra gran meta.

SE LESIONÓ LUCAS FAGGIANO

El joven base armador de Weber Bahía Estudiantes sufrió un esguince severo en el pie izquierdo.

Estará fuera entre cuatro y seis semanas.

Según comunicó Facundo Durand, jefe de equipo de WBE, se trata de una lesión diferente a la que sufrió en la temporada pasada, ya que en aquel entonces el tobillo lastimado fue el derecho.

LLEGÓ JEROME MEYINSSE

Tras casi 20 horas de viaje, el estadounidense Jerome Dieu Mayinsse se sumó a las prácticas de Weber Bahía Estudiantes.

Meyinsse, de 2.06m de estatura, jugó la temporada pasada en 9 de Julio de Río Tercero.

El equipo entrenó por la mañana en UNO y jugó un amistoso ante Estudiantes, en cancha de Pueyrredón, por la tarde.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy