Juan Espil, campeón del torneo de triples en LNB
Imprimir E-mail

En la final del torneo de triples del Juego de las Estrellas número 23 de Liga Nacional, Eduardo Villares abrió con una vuelta en la que no pudo mantener la buena puntería del día inicial y apenas marcó 11 puntos, dejando el camino abierto para que Juan Espil repita la victoria de 2010. El bahiense, como el mismo expresó, no tuvo una vuelta brillante, pero le bastó llegar a 14 para coronarse una vez más.

“El campeón está”, dijo en la nota para la TV, la misma en la que, sincero, reconoció que la suya “No fue una buena serie”. Sin embargo, si a un jugador no se le puede discutir un solo tiro, por más que sea mal tomado y que ni siquiera toque el aro, ese es Juan Espil.

A los 43 años, la sensación es que solamente depende de él seguir acumulando títulos en este concurso, que por ahora tiene a Leandro Masieri como único tricampeón en años consecutivos. ¿Repetirá Juan?

¿UN ASADO PARA SUS COMPAÑEROS DE WEBER BAHÍA ESTUDIANTES?

Feliz como un chico estaba, a los 43 años, Juan Alberto Espil, que anoche sumó otra línea a su rico historial, tras adjudicarse, por segunda temporada consecutiva, el torneo de triples que se desarrolló durante el Juego de las Estrellas, en Córdoba.

"La verdad que estoy muy contento. No fue una serie buena en cuanto a efectividad; la pelota de colores estaba bastante complicada al tacto, porque era de goma", le contó a "La Nueva Provincia".

--¿Cuánto sirve esto a los 43 años?

--Reconforta. Con estar acá era suficiente. Aunque me sirvió para compartir con mucha gente conocida.

--¿Te pidieron algo tus compañeros de Weber Bahía Estudiantes?
--Je. Y... Tendré que pagarme un asadito para todos, ¿no?.

Este triunfo "obligará" a Espil a intentar igualar en la próxima edición a Leandro Masieri, el único tricampeón.

Al margen de los festejos, hoy mismo Juan volará hacia nuestra ciudad y se meterá de lleno nuevamente en el futuro inmediato de Weber Bahía Estudiantes.

Este triunfo "obligará" a Espil a intentar igualar en la próxima edición a Leandro Masieri, el único tricampeón.
Al margen de los festejos, hoy mismo Juan volará hacia nuestra ciudad y se meterá de lleno nuevamente en el futuro inmediato de Weber Bahía Estudiantes.
YOUNG DOMINÓ EN LAS VOLCADAS

Decorey Young ya tenía el concurso ganado, pero decidió regalar espectáculo y habilidad con una de las volcadas que quedará entre las mejores de la historia del Juego de las Estrellas. A riesgo de ser tildado de demagogo, se calzó la 10 de la selección argentina de fútbol, un recurso tan trillado que solamente un gestión de nivel extraordinario la justifica. Y Young la justificó.

Como pocos argentinos pueden alardear de hacerlo, enganchó la pelota entre los pies por detrás de su espalda, la levantó por encima de su cuerpo concretando un auto pase de una precisión asombrosa, que le permitió enterrarla con facilidad y ganarse uno de los 50 más merecidos en las 23 ediciones del evento.

En la historia se recuerda solamente a Walter Herrmann concretando un ardid “futbolero” tan ajustado, haciendo malabares con los pies, pero de un grado de dificultad menor al fantástico intento de Young.

Antes de eso, el concurso había dejado bastante poco para admirar. En la clasificación, un pase de David Jackson para la volcada de Dionisio Gómez, utilizando el canto del tablero como ayuda (49 putnos), la potencia notable de Erbel Di Pietro en sus dos entradas (45 y 49), y el formidable salto de Kevin Hernández sobre un cartel para volcarla de espaldas (49), el mejor de los intentos de la eliminatoria.

FUENTE: Básquet Plus/La Nueva Provincia

FOTOGRAFÍA: Ligateunafoto.com

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy