El otro lado, con Pancho Jasen
Imprimir E-mail

Si hay alguien que encarna los valores del esfuerzo, el trabajo, la constancia y la capacidad de superación día a día, es Pancho Jasen. Formado en el Club Alem, Hernán llegó con a los 17 años al Club Andino de La Rioja para disputar la Liga Nacional.

Luego, tuvo un paso por Estudiantes de Bahía Blanca hasta emigrar a España, al Gijón en 1.999. En 2001 se mudó a Estudiantes de Madrid donde fue, es y será ídolo máximo.

Con la Selección Argentina ganó el Campeonato Sudamericano sub-18 de 1996 y fue medalla de plata en el Campeonato Sudamericano de 1999 y en el Campeonato FIBA ​​Américas 2005. También ganó la medalla de bronce en el Campeonato Sudamericano 2006 y la medalla de oro en el Campeonato FIBA ​​Américas 2011

Por suerte, Pancho luego de un parate decidió regresar a la ciudad para vestir los colores de Bahía Basket. Hoy, 22 años después de su debut, conocemos su otro lado.

Estás haciendo el curso de técnico pero en España, ¿cuesta más estudiar a la distancia?
- No. No me cuesta más o menos que cuando estaba allá. Es algo que se me hace muy llevadero porque me gusta mucho.

¿Hay algo que extrañes mucho de España?
- Extraño a mis amigos que están allí y  algunas comidas como la paella o unos buenos pescados.

Tuviste la posibilidad de compartir planteles con personajes como Germán Gabriel, Carlos Suarez, Sergio Rodríguez, Rafael Vidaurreta. ¿Cuál es la anécdota que más recordas?
-La del “Matambre Rompedientes”. Yo llevaba poco tiempo en Madrid, por ese entonces estaba intentando integrarme al grupo. En ese equipo jugaban Germán Gabriel, Rafael Vidaurreta y Felipe Reyes. Entonces, a manera de chanza, ellos me decían que como buen argentino, cuando los invite a comer, la carne tendría que ser la mejor.
Como conocía poco la ciudad salí a buscar carne y encuentro un lugar donde vendían matambres.
Yo en ese momento vivía en un departamento, entonces lo cocino mi mujer al horno. Nosotros queríamos que prueben lo que significa la carne Argentina.
Resulta ser que nos sentamos a comer y cuando vamos a cortarlo era durísimo, estaba incomible.
Los chicos todavía no tenían tanta confianza conmigo, entonces, por respeto lo comieron igual. Ellos nos decían que estaba muy rico y nosotros no dábamos más de la vergüenza.
Con el paso del tiempo entramos en confianza y es hasta el día de hoy que siempre me lo recuerdan.

¿Cuál fue tu consejo para Lucio antes de partir a España?
-Le dije que disfrutara esta oportunidad que tiene; que intente vivirla al máximo y busque, sobre todo en lo deportivo, llegar a límites impensados para él.
Siempre tiene que exigirse al 100% en todo lo que haga, para intentar ser día a día, un mejor jugador. Esto lo va a ayudar a crecer deportivamente, pero también le va a servir en lo humano, porque ese espíritu de sacrificio lo ayudará cuando ya no juegue.
Por último, le explique que si las cosas no van como él esperaba en un principio, no se dé por vencido, que siga y le ponga más fuerza y más energía.

¿Por qué el número 5?
- Fue mi primer número de camiseta en Alem. Lo elegí porque veía a Marcelo Richotti jugar con ese número en Pacífico. Además, es el que usa Manu Ginóbili en la Selección Nacional y siento mucha admiración hacia él.

¿Babasónicos o Maluma?
-Maluma

¿Cine o peli en casa?
-Peli en casa

¿Campo o ciudad?
-Ciudad

¿Auto o camioneta?
-Camioneta

¿Hobby?
- Pasar un día en familia o pescar para desconectar del mundo

¿Entrenador o dirigente?
- Entrenador

¿Pensás en volver a vivir en España nuevamente?
- En este momento no pienso en volver

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy