Mauro Polla y Martín Luis se metieron en el básquetbol estadounidense
Imprimir E-mail

2017-10-24

Los entrenadores del staff técnico de Bahía Basket estuvieron observando y aprendiendo en varias universidades.

Una enriquecedora experiencia en todo sentido tuvieron en Estados Unidos los entrenadores Mauro Polla y Martín Luis, pertenecientes al staff de Bahía Basket.

Con las puertas que abrió Pepe Sánchez, pudieron ingresar a las universidades de Temple, Rutgers, Villanova y George Mason, además de presenciar un entrenamiento de los Sixers de la NBA.

“Si bien es la primera vez que viajamos, varios con los que compartimos a diario ya fueron y hasta compitieron allá, por eso, de alguna manera sabíamos con qué podíamos encontrarnos”, señaló Polla, uno de los asistentes de Sepo Ginóbili en el equipo de Liga.

“En mi caso fue todo absolutamente nuevo, porque se trató desde mi primer viaje en avión hasta ver en vivo otro nivel de básquetbol en una ciudad diferente”, contó Martín Luis, quien, además de trabajar en Bahía Basket es DT en Pacífico.

En la infraestructura radica una de las mayores diferencias respecto de nuestro país.

“Cualquier cancha del nivel que sea, tiene un playón con parquet flotante y 6 u 8 aros”, comparó Polla.

“Si la realidad permitiera tener algún ingreso económico exclusivamente destinado al deporte -entendió Luis-, podría aplicarse todo lo que hacen; nada es imposible. La diferencia es que ellos tienen todo maximizado respecto de nuestra infraestructura. Más que nada quedamos impresionados por el contexto de los entrenamientos”.

Y amplió: “Por ejemplo, hay más gente trabajando para el equipo que la propia cantidad de jugadores, porque tienen 10 técnicos y 6 chicos haciendo lo que se necesite, desde pasar la pelota, poner música, alcanzar el agua... Las universidades, a los que colaboran con el entrenamiento, les dan algunas facilidades o descuentos”.

En lo estrictamente deportivo, hay algo que a los estadounidenses los caracteriza porque es innato.

“Pueden jugar mejor o peor, pero saltar, tirar bien y dominar la pelota lo hacen todos. Por algo el básquet es el deporte ideal para ellos”, opinó Polla.

Las valijas volvieron cargadas de información aplicable a lo doméstico, como formas de entrenamientos, tipos de competencia y ejercicios.

“Hay muchas cosas que se pueden copiar. Y en varias estamos en camino”, señaló Luis.

Reglamento interno

“Por reglamento -contó Polla-, en la universidad no pueden tener más de 5 prácticas semanales y tampoco superar las 4 horas ininterrumpidas. Y el trabajo individual lo hacen aparte, pero por deseo propio. El jugador que tiene intenciones llama a cualquier entrenador para trabajar y lo tiene a disposición”.

Cuando llega la temporada mantienen los 5 días de entrenamientos más el partido. Así y todo, el tiempo en inferior al que invierten en Bahía Basket.

“Nos alegró que tenemos una carga horaria mayor que la de ellos en la universidad”, admitió Luis.

Uno de los aspectos que más los sorprendió fue la forma en la que fomentan la comunicación y motivación.

“Desde el primer ejercicio de técnica individual están gritando, alentándose tanto entre los jugadores como por parte del cuerpo técnico. Es como que despiertan al que no lo está haciendo y, por momentos, se genera un tremendo griterío”, contó Mauro.

“Inclusive -agregó-, a veces hasta paran la práctica después de una acción de rebote ofensivo o si alguno saca una falta en ataque, como para festejarlo”.

En lo táctico y dentro de los diferentes conceptos defensivos que desarrollan, hay algo en común.

“Cuando defienden hombre a hombre no cortan línea de pase. Se focalizan en la contención y los rompimientos, llegando a los tiradores una vez que reciben. Lo hacen todos y bien, eso sorprendió. Vimos cómo lo construían, de la manera que lo ejecutaban y el producto final”, detalló Polla.

Mauro Polla y Martín Luis, dos entrenadores que ya están volcando los conocimientos adquiridos. El básquetbol bahiense, agradecido...

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy