Con el corazón, triunfazo frente a Croacia
Imprimir E-mail


En una contienda vital para sus aspiraciones, Argentina concretó una trabajada, y sufrida, victoria 90-82 anteCroacia, en la segunda jornada del Grupo B de Río 2016. El elenco de Sergio Hernández desplegó un alto nivel de juego, que alcanzó su pico máximo en el tercer cuarto, para marcar una renta importante, que a la postre le permitió sopesar la embestida de los balcánicos en el periodo decisivo.

Dentro de una labor descomunal en lo colectivo, con una entrega absoluta por la causa, el capitán Luis Scola se destacó con 23 puntos (3/5 en triples) y 9 rebotes, secundado por Nicolás Laprovittola con 13 unidades (3/4 en triples) y 4 asistencias.

La historia inició bajo el ritmo de los balcánicos, que impusieron condiciones y lastimaron su mayor talla en la llave, por eso dominaron 13-9, a falta de 6 minutos. Motorizado en el sacrificio para rotar y proteger la pintura, así como en la confiabilidad de Scola (13) para producir en ofensiva, el Alma revirtió el tanteador y clausuró en ganancia 22-21.

La rotación de nombres trajo soluciones en el segundo capítulo, con el control de Laprovittola en la conducción, quien además castigó desde Saturno para sumar ocho puntos, así como las acciones de Deck (4) y el trabajo de Delía. El elenco de Hernández se distanció 39-31, con 4:40 minutos. Croacia salió renovado de un tiempo muerto y estampó una corrida 7-0 para acechar 39-38, con 2:15 en el electrónico. No obstante, el seleccionado volvió a generar adelante y se fue el entretiempo arriba 46-40, en un trámite muy parejo.

Tras las charlas en vestuarios, Argentina plasmó un dominio manifiesto, con una movida táctica de la Oveja con Acuña (de gran ingreso) en tándem con Scola. El Alma disfrutó del manejo, y energía, de Campazzo (7), y del tremendo entramado defensivo, con ayudas permanentes y garra para endurecer la pintura. La tripulación de Hernández estampó un pasaje 15-3, a los 4 minutos, para escaparse 61-43. Los europeos corrigieron su andar y emparejaron, pero la selección mantuvo el foco para cerrar con una brecha importante 73-54.

La reacción de Croacia llegó en su máxima expresión en el último acto. Los balcánicos apostaron por una formación liviana para presionar bien alto, lo que le dio réditos con un arranque 13-2, en 3 minutos, y limaron 75-67. En ese tramo de dificultades para armar juego, y sobre todo tomar lanzamientos, surgió en escena la experiencia y talento de Ginóbili con seis puntos seguidos para otorgarle aire a Argentina 79-67, a falta de 6:30 minutos. La tensión se apoderó del parquet, Croacia siguió recortando 81-73, en un tramo sin anotaciones argentinas, con casi cuatro minutos de anemia. La preocupación llegó a su pico con los libres de Saric que pusieron el tablero 85-81 para el Alma, con 1:05 minutos. Un gran rebote de Scola en defensa y un técnico al banco de los europeos generaron el alivio y desataron el festejo de una victoria merecida.

Estadísticas

Fuente: Cabb.com.ar

Foto: Fiba.com.

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy