Redivo: “Muchas veces errás tiros que vivís practicando”
Imprimir E-mail

El escolta se convirtió en héroe en Junín, anotando el doble del triunfo que mantuvo con vida a Bahía Basket. El mismo día, fue convocado para la preselección argentina. Inolvidable.

Por Fernando Rodríguez / Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

El mejor día de su carrera vivió el viernes Lucio Redivo. Amaneció con la noticia de la convocatoria a la preselección nacional con miras al Sudamericano. Inesperada a los 22 años.

“Había terminado de desayunar y estaba por ir a kinesiología. Eran alrededor de las 9.30 cuando me avisó Pepe. Al rato -contó-, empezaron a felicitarme y dije, 'bueno, es verdad, je'.

-Nunca estuviste ni cerca de una preselección Argentina. ¿En algún momento se te había cruzado la chance?

-¡Ni de Provincia, je! En Provincia jugué dos Argentinos: Cadetes y Juveniles.

Mientras procesaba semejante noticia, Lucio intentó hacer foco en lo que había ido a buscar con Bahía a Junín.

“Tenía bien claro -apuntó- que debía concentrarme en los playoffs, tratar de hacer lo mejor posible para el equipo y así seguir avanzando”.

-¿Cuántas veces viste la repetición del último doble?

-Un par de veces, je.

Redivo sumaba, hasta el último tiro, 0-1 en dobles y 1-3 en triples. La única conversión había significado la apertura del marcador: 3-0.

-¿Todavía te preguntás cómo la metiste?

-No tuve un gran juego, erré un par de tiros, después me cargué de foules y perdí algunas pelotas. Pero los chicos supieron llevarlo adelante, junto al liderazgo de los mayores, con Pancho (Jasen) haciendo un gran trabajo y Gastón (Whelan) y Juan Pablo (Vaulet) teniendo un gran partido. Supimos mantenerlo y sirvió el tiro final.

Con su conversión (ver aparte), Bahía le ganó a Argentino por segunda vez en El Fortín de las Morochas, donde se enfrentaron en 15 oportunidades. Ambos fueron esta temporada, dejando a su rival en 67: el anterior 68-67 y el viernes, 69-67.

De esta manera, igualó la serie de cuartos de final (2-2) y definirán mañana, desde las 20.30, en el Casanova. El que avance, cruzará en semifinales de Conferencia ante Peñarol, desde el viernes, en Mar del Plata.

-¿Alguna vez habías definido así?

-Ehhh, sí. Con Pacífico, el primer año de Juveniles, contra Estudiantes en el Casanova. Había errado absolutamente todo y metí un triple.

-A simple vista puede resultar un tiro afortunado, pero, ¿cuánto tenés entrenado este tipo de lanzamientos?

-Afirmarme sobre el pie izquierdo y dar el paso para atrás es como más cómodo me siento. En cambio, para salir a tirar, me gusta más pisar primero con el pie derecho.

-¿Tal vez porque podés impulsarte mejor?

-Exactamente.

-¿Viste que entraba antes de que llegara al aro?

-Sinceramente, salió altísima.

-¿Puede haberte favorecido para darle mayor parábola a la pelota tener que forzar el tiro ante la defensa de Alessio?

-Creo que sí. Cuando me salió Alessio pensé: me tapa o la tiro a las nubes.

-¿El secreto de un tirador es no frustrarse y seguir intentando aún cuando erra?

-Creo que sí. Me cuesta entenderlo. Muchas veces errás tiros solo que vivís practicando. Eso te frustra o te enoja. Pero con el tiempo vas aprendiendo de que se trata de una situación de juego. Para eso estoy en la cancha. Trato de olvidarme rápido y pensar en la próxima jugada.

-¿La lesión del tobillo izquierdo te mantiene ocupado y preocupado?

-Un poco. Igual, Leandro Amigo, el kinesiólogo, hizo un gran trabajo. Me ayudó mucho; y si bien estoy haciendo kinesiología, tengo el tobillo casi normal. Tengo que cuidarme al máximo y llegar bien al lunes.

-¿Qué te dijo Balbi? ¿Es raro que un rival al que le anotaste la última pelota en la cara te reconozca tras una derrota?

-Más allá de que es un gran jugador, se trata de una gran persona. Viniendo a saludarme después del partido, con todo el enojo, demuestra ser una persona increíble. Es un jugador que entra a jugar y a disfrutar.

-Ya pasó la euforia del triunfo. ¿Ahora qué puede suceder?

-Esto nos dio mucha confianza. Por empezar, ganar en la cancha de Argentino, que es dificilísima, ante un rival que se hace muy duro, juega intenso, fuerte y te complica. Tenemos que tratar de desgastarlos, correrlos desde un principio y sacarlos de la cancha.

Lucio Redivo, mañana, seguirá tirando por Bahía Basket...

La última jugadaEl colorido dibujo de Sepo

Argentino 67, Bahía 67. Restaban 5s09/10. Sebastián Ginóbili pidió tiempo y dibujó la última ofensiva: “Saca Jamaal; Lucio -reemplazó en ese momento a Santi Vaulet- te ponés acá (en las paralelas de la línea de tiro libre). Anthony, sacás a Juan y en ese momento te quedás abajo. Lucio, backfr pick a Juan Pablo para adentro y vos al tiro. No es necesario tirar, quedan 5 segundos, aunque si tenemos la posibilidad lo hacemos”.

El primer movimiento salió, quedó el Gordo abajo y Vaulet arriba, aunque tanto él como Redivo no pudieron desprenderse de las defensas. Repuso Levy, recibió Redivo, a quien seguía Balbi, fue por la izquierda, desafió a Balbi, mientras Alessio soltó a Johnson para ayudar, y desde la esquina, a unos 5 metros, Lucio se plantó, dio un paso atrás evitando la tapa, tiró voladísimo y...entró.

Fuente y fotos: La Nueva.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy