Bahía Basket decidió apostar todas las fichas que tenía a los números pequeños
Imprimir E-mail

Por Fernando Rodríguez / Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

La obtención de la Liga de Desarrollo, el crecimiento de los elementos más jóvenes y el polo de atracción de los jugadores juveniles de alto nivel alimentaron la idea de apostar a los pibes. Sobresalen Redivo, Vaulet y Whelan.

Siguiendo en la búsqueda del camino más acorde con las convicciones y posibilidades para transitar en el primer nivel nacional, Bahía Basket terminó la temporada 2014-2015 con mucha bronca en el final inmediato, tras quedar eliminado a manos de Peñarol, en La Feliz (69 a 67).

No obstante, tomando algo más de distancia, pudo disfrutar de un balance positivo, a pesar de finalizar en la decimocuarta posición, sobre 18 participantes.

Los motivos para respaldar esta opinión se sustentan, básicamente, en el crecimiento de los jugadores jóvenes a los que siguieron apostando, como Gastón Whelan, Máximo Fjellerup, Martín Fernández, Juan Pablo Vaulet y Lucio Redivo.

Justamente el tirador bahiense enamoró al público bahiense en la despedida (con 12 triunfos en fila en casa), cuando Bahía le ganó a Peñarol, 87 a 71. El pibe clavó 24 puntos, con 4-8 en triples y 5-7 en dobles y la serie se estiró a quinto.

A pesar de la carencia de triunfos afuera del Casanova (terminó 16 entre 18 en la tabla de victorias visitantes durante la fase regular), Bahía le trasladó la presión al milrrayitas y llegó a sacarle ¡18!.

Por eso que la derrota dolió aún más.

De todos modos, superado el momento, quedó la sensación de estar más cerca de los mejores.

Bienvenida la LDD

La excelente experiencia en la Liga de Desarrollo fue, acaso, lo que terminó de demostrarle a los que deciden en Bahía Basket que estaban en el camino correcto.

Si bien el torneo no se organizó con un fin resultadista, los triunfos siempre alientan. Y esto, sumado a la forma en la que Bahía consiguió el título, con jugadores que marcaron diferencias y respetaron una línea de juego, fortaleció la idea de continuar invirtiendo en las bases.

Se la jugaron

Toda esta carga positiva de los más jóvenes, su frescura y el nivel que mostraron, de alguna manera le adelantó el proceso de recambio que tenía previsto la dirigencia.

Por eso, el receso le sirvió a los que deciden para analizar variantes y hasta terminar de conformar el plantel nacional más joven de la Liga, reforzado por tres extranjeros.

Esto, sumado a la inclusión de Juan Pablo Vaulet en el draft de la NBA, sirvió como polo de atracción para los más jóvenes, por eso no dudaron en aceptar la convocatoria Facundo Corvalán y Santiago Vaulet (hermano de Juampi), otros dos jugadores de selección Argentina.

La apuesta para la 2015-16 incluyó desprenderse de Diego Gerbaudo, Lisandro Rasio, Mariano Byró y Ariel Eslava, depurando de mayores el plantel y repatriando a Hernán Jasen, para lograr el equilibrio entre la experiencia y juventud.

Y ahí va el equipo. En crecimiento, por encima de cinco rivales y por debajo de cuatro, con el 50% de victorias en 24 presentaciones.

Tiene todo para seguir mejorando, con todo, claro, lo que significa el mientras tanto del proceso evolutivo.

Hasta el momento cambió dos extranjeros y despidió 2015 con dos triunfos ante los candidatos de la Conferencia Sur: San Lorenzo y Gimnasia (Comodoro).

Por demás alentador.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy