En el Teatro Municipal se vivió una noche llena de anécdotas y emociones.
Imprimir E-mail

Emanuel Ginóbili, Juan Ignacio Sánchez y Alejandro Montecchia tuvieron el agrado de compartir todas sus vivencias, a 10 años del oro olímpico en Atenas 2004.

En un formato de entrevista, diseñado por Néstor Carrizo, autor de la idea y gestor del encuentro, Juan Carlos Meschini y Rafael Emilio Santiago se encargaron de explotar al máximo la presencia de los tres deportistas bahienses campeones olímpicos.

Luego de la presentación de Néstor Carrizo, quien dedicó el acto a la memoria del periodista Enrique Nocent, se dio paso a la entrevista. Juan Carlos Meschini invitó a Rafael Emilio Santiago y a los tres protagonistas a tomar sus lugares en el escenario, todo esto entre entusiastas aplausos del público que colmó la capacidad de la sala

El evento comenzó con un video que resumió el camino de Argentina al logró en los JJOO. A partir de allí, cada uno de los protagonistas fue reflejando la realidad de esos momentos gloriosos, desde sus puntos de vista. A la vez, Rafael Emilio Santiago brindó detalles de cómo vivió esa competición en primera persona.

El recorrido arrancó por cada instancia que la Generación Dorada fue superando para encontrar el mayor objetivo. Como bien dijo Pepe Sánchez, "Ese fue el partido. Era el obstáculo a derrotar". Argentina despachó al "Dream Team" en semifinales para demostrar, realmente, cuan candidatos eran a la obtención del título. "Más arriba no hay nada", reflejó Rafael Emilio luego de la victoria sobre Italia por 15 puntos. Argentina tuvo un desarrollo distinto en esta competencia. Los tres protagonistas supieron ver los puntos distintos entre el subcampeonato en Indianapolis 2002 y la maduración hacia el oro en 2004.

Juan Carlos Meschini se encargó de presentar video por video, las victorias de Argentina ante Serbia, EE.UU e Italia. Montecchia fue contundente para resumir la victoria con final agónico: "Tenía en la cabeza lo que faltaba para terminar. Giré, se me abrió la cancha y vi que tenía espacio para el pase a Manu". También, el Puma recalcó la importancia de ese partido por lo sucedido en 2002: "Fue un desahogo tremendo. Había mucha rivalidad porque con Pepe los enfrentábamos constantemente en España. Ellos siempre te hacen saber la superioridad y esa victoria la necesitábamos para demostrar".

La final contra Italia fue la consagración de un trabajo que llevaba años en progreso. Dos triples del Puma Montecchia en el cierre del tercer cuarto fueron la visagra para llegar al oro. La trilogía coincidió en la importancia del título. Remarcaron la alegría del momento y el valor que tendrá con el pasar de los años. "Cuanto más nos alejemos en el tiempo, más emocionante e histórico va a ser. Este grupo se propuso algo diferente y lo logró. Eso marca el camino hacia adelante",  sentenció Pepe. En cuanto al Puma, con la humildad que lo caracteriza, agradeció a la Trilogía pasada (Fruet-Cabrera-De Lizzazo) y a la ciudad por contagiarlo de tan hermoso deporte.

Bahía Blanca, a 10 años del oro olímpico, tuvo su momento de gloria en la noche del 25 de Agosto, junto a los tres protagonistas del logro deportivo más importante de la historia del deporte bahiense, en una hora y media llena de emoción y recuerdos.


 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy