Weber Bahía Estudiantes no pudo ante Peñarol
Imprimir E-mail

Weber Bahía Estudiantes no hizo pie esta noche ante Peñarol y cayó en el Polideportivo por 97-83, en partido correspondiente a la 27° fecha de LNB.

"Estuvimos imprecisos en ofensiva y desconcentrados atrás. Habíamos hablado de muchos puntos de la ofensiva de ellos que finalmente no pudimos resolver. Nos fuimos al vestuario con 54 puntos de Peñarol, que se construyeron a partir de lanzamientos de tres puntos cómodos. Sabíamos que Peñarol es uno de los equipos que más triples tira, pero sin embargo no los pudimos defender como podemos. Arrancamos mal y no lo pudimos levantar", señaló Mauro Polla, asistente de WBE, al cierre del encuentro.

En el cuarto de inicio, WBE inició desorientado y sin idear para quebrar a la defensa de Peñarol, que a diferencia de su rival se mostró acertado, enchufado y apoyado en el goleo de Leo Gutiérrez desde la tercera dimensión (3-5) y en Kyle Lamonte en cada penetración hacia tierra de gigantes.

El equipo de Sergio Hernández impuso su jerarquía desde la primera bola, tratando de jugar interno con Martín Leiva para atacar el aro o descargar a los tiradores. José Luis Pisani se vio obligado a pedir minuto para tratar de orientar las ideas, pero la situación siguió desfavorable merced a un gran trabajo defensivo del equipo Milrayitas, que aprovechó su juego sin pelota para correr y lastimar en el otro costado.

Peñarol, apoyado en un juego colectivo de alto vuelo, llegó a sacar 20 de ventaja en el primer período (31-11), frente a un equipo de WBE que tenía a Juan Espil, como ocurrió en el juego pasado ante Monte Hermoso Basket, como única arma de despegue.

Quizás el dato curioso es que Espil (fue el goleador de la primera etapa con 15 puntos, 4-5 en T3 en el segundo chico) falló tres tiros libres, algo inusual para el máximo especialista de la línea de personales de toda la LNB.

Bahía sufrió en la carga del rebote desde el primer minuto de acción ante un equipo plagado de gigantes; quizás la justificación que más se acerca a la la realidad fue la ausencia de Federico Aguerre por un golpe en su pierna, hombre clave en el puesto de alero para colaborar en la carga con Devin Davis y Ed Nelson.

El segundo cuarto arrancó con Weber Bahía más enfocado, con una defensa estable y coordinada, y aprovechando las opciones que aparecían en ataque. Hizo un parcia cortol de 5-0 con un triple y foul de Espil y un doble en la pintura de Ariel Eslava. Mientras Peñarol intentaba acomodar la brújula, Kyle Lamonte sufrió una clara falta en la mitad de cancha que fue obviada por los árbitros y levantó a la gente local de su asiento. WBE aprovechó la desconcentración para ponerse a 14 de distancia (41-27) merced a un triple del encendido Espil y dos libres de Pepe Sánchez, autor de asistencias magistrales en la primera mitad.

De todos modos, Peñarol reaccionó y volvió a sacar 20 de luz (50-30) por virtud de los tiradores, quienes aprovecharon las grietas que dejó Bahía con su defensa zonal 3-2.

El tercer cuarto volvió a ser medida de que esta noche estaba a pedir del local. El juego interno de Marcos Mata en el poste bajo complicó a Espil e hizo que Peñarol desgaste al escopetero bahiense. Tras un triple de Selem Safar desde 45 grados, el equipo de Sergio Hernández sacó 18 de luz (69-41) y volvió a tener el control absoluto de las acciones.

Davis, Nelson y Espil trataron de emparejar las acciones, pero el juego se hizo punto por punto y eso sólo benefició a Peñarol, que transitaba por aguas bien tranquilas en el marcador.

En ataque, el local tuvo una fórmula de tres ingredientes para seguir estirando diferencias: 1) la precisión de Leo Gutiérrez desde la tercera dimensión con los pies firmes en el suelo (5-8 en T3, 19 puntos) 2) pase al lateral y corte veloz desde el lado débil -fallaron aquí las ayudas defensivas- 3) el pick falso de Leiva a un perimetral y corte veloz desde el centro, un teorema indescifrable para Bahía.

"Pagamos esos tres ítems con los dos puntos que vinimos a buscar. En algunas pequeñas reacciones que tuvimos nos congelaron con una combinación de esos movimientos. En el primer cuarto fueron los triples y en el tercero, Leiva y la desconcentración en las ayudas", agregó Polla.

Y pese a quedar 20 puntos abajo en el comienzo del cuarto final (78-58), las cosas para Bahía podrían haber estado peor, pero Peñarol, con ese 0-8 desde la línea de libres, (incluyendo dos de Leiva consecutivos que ni siquiera tocaron el aro) le dejó algo de aire para una mínima reacción.

El último cuarto sólo sirvió para decorar el resultado, pero el trámite ya daba a entender que la victoria, esta vez, no iba a viajar para Bahía. Pisani mandó a la cancha a su banco de suplentes y dejó descansando a Pepe y Espil, pensando en el choque por partida doble ante Argentino, primero en Junín y luego en Bahía.

Una levantada interesante encabezada por Lucas Faggiano y Facundo Giorgi logró poner a WBE a 12 (86-74), pero sirvió más para la ilusión que para otra cosa: de inmediato, Lamonte marcó un doble y falta, Alejandro Reinick coronó uno de dos tiros libres y Peñarol se escapó 89-74.

Llegando al final del partido, los jugadores de Bahía no bajaron los brazos, dejaron todo y llegaron a ponerse a 11 con 1:59 por jugarse (92-81), pero fue en vano: el resultado final fue 97-83 para los de Sergio Hernández.

Weber Bahía Estudiantes volverá a jugar el viernes ante Argentino en Junín y cerrará su participación en la temporada regular el domingo 3 también frente a Argentino, pero en el estadio Osvaldo Casanova.

FOTOGRAFÍA: Gentileza Ligateunafoto.com

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy