Juan Espil le dio un nuevo triunfo a Bahía
Imprimir E-mail

Hacía rato que no se vivía un final de este tipo en Bahía. Con el corazón en la boca, con un tornado de adrenalina dentro y fuera de la cancha. Otra vez, Juan Espil lo hizo. Otra vez, Weber Bahía Estudiantes ganó en casa un partido inolvidable, recuperándose de una desventaja que alcanzó a ser de 20 puntos ante Regatas, un rival de primerísimo nivel que en el final padeció la mano certera del escopetero bahiense, quien apagó todas las chances de la visita con un triple desde la esquina para liquidar el juego 84-82 para Bahía.

Así funciona la lógica de este hombre, que se ha encargado de demostrar que el tiempo, para él, es sólo un estado mental. Espil transportó, gracias a su muñeca prodigia,a miles de bahienses a su infancia esta noche. Rieron, gritaron, descargaron el alma contenida en ese último tiro y aprovecharon para recuperar la charla de básquetbol puro, de escuela, mientras dejaban cada uno de los escalones del Casanova rumbo a sus casas. ¿Cuántas veces hemos visto una definición en manos del maestro de llaves del perímetro? Escépticos, abstenerse: hoy Juan volvió a ser feliz en casa. Hoy, la gente, disfrutó de su tirador prodigio y le dio a puro grito lo que él vino a buscar meses atrás cuando decidió su regreso.

"No me importa tanto mi partido (nota: anotó 6-9 en triples, 25 puntos en total) sino el rendimiento de todo el equipo. Hoy logramos levantar una desventaja importante, defendimos mucho mejor en el segundo tiempo y logramos un resultado valiosísimo ante un rival de primerísimo nivel", señaló Espil al cierre del juego.

Además de Espil, Pepe Sánchez volvió a ser el cerebro creador de las ofensivas de Bahía, al anotar 12 puntos y entregar 14 asistencias.

Todos sabían del poderío de Regatas y el reconocimiento previo de Weber Bahía Estudiantes al equipo correntino por el campeonato logrado en la Liga de las Américas daba a entender que no iba a ser un rival más. El inicio empezó parejo, con intercambio de puntos entre Devin Davis en la pintura y Eduardo Villares en el perímetro.

A medida que fueron avanzando los minutos, Regatas mostró sus cartas con una defensa asfixiante que consistía en doblajes a Pepe Sánchez en el traslado -sobre todo en el pick and roll, para evitar que juegue liberado con los internos-: funcionó a la perfección para los de Fabián Demti, que se escaparon 16-5 tras un parcial de 10-0 distribuyendo el balón en ofensiva y aprovechando todas las vías de gol. Así, Nicolás Romano, Federico Kammerichs y Javier Martínez empujaron los 13 puntos de distancia en el marcador (30-17), llevando a WBE a un embudo carente de ideas (sufrió seis pérdidas en ese lapso).

El segundo chico sólo sirvió para consolidar todo lo bueno que venía haciendo la visita. El debut de Lou Roe (se bajó del avión dos horas antes del encuentro pero jugó como si hubiera estado entrenando una semana entera con Regatas) fue clave (3-5 en dobles en ese lapso) y la continuidad de Martínez y el resto de los tiradores perimetrales, incluyendo a Raymundo Legaria (6-13 en triples en el primer tiempo) llevaron a Regatas a lograr 20 puntos de diferencia en el marcador.

Y cuando parecía que Bahía estaba cerca del knock-out, Pepe frotó la lámpara y encontró el genio de Espil: seis asistencias de Sánchez, cinco puntos de Juan y seis de Ed Nelson -en el día de su cumpleaños- fueron los ingredientes de la levantada de los de José Luis Pisani, quienes enfocados en defensa despertaron al público de su letargo.

De todos modos, Regatas reaccionó y cerró la primera mitad diez arriba: 48-38.

PARTIDO WeberBE Regatas
Resultado 84 82
Pace 58,3 58,3
Eficiencia ofensiva 144,0 140,6
efective FG% 57,1 56,3
True sooting 87,2 77,6
% rebotes ofensivos 31,8 29,6
% rebotes defensivos 70,4 68,2
% asistencias 20,6 22,3
% pérdidas 20,6 27,4
Free throws/Field Goals 33,3 22,9

En la segunda parte, todo cambió para WBE: la dupla de internos Davis-Nelson mostró las garras y logró poner al local 42-48, pero Fede Kammerichs empujó de nuevo a Regatas con ocho puntos en fila para mantener la distancia en el marcador.

Parecía que el partido era cosa juzgada, porque a cada reacción de Bahía se le contestaba con un lanzamiento preciso de Regatas. Y fue en ese momento cuando Espil, disfrazándose de superhéroe, anotó 11 puntos, incluyendo tres triples, para dejar a su equipo a tres unidades (65-62) al final del tercer cuarto.

El plato fuerte de la noche estuvo en el cuarto decisivo. La actitud desplegada por el equipo de Pisani fue encomiable, sacrificándose en defensa y luchando cada balón como si fuera el último. Y nuevamente el dúo Pepe-Espil fue el que marcó el camino para los locales, ya que el base campeón olímpico aportó seis puntos y el escopetero ocho, para que Weber Bahía arme un parcial de 7-0 y pase a ganar el juego 74-69 en un recupero notable.

La definición fue y será para el recuerdo. Weber Bahía estaba arriba 81-77 y la pelota era de Regatas. Penetró Villares, recibió falta y anotó los dos libres (81-79). En la posesión siguiente, con algo más de 20 segundos por jugarse, WBE perdió el balón y le dejó la posesión clave a la visita. Legaria, con un lanzamiento poco ortodoxo pero efectivo, anotó un triple de lujo para poner el resultado 82-81 arriba para Regatas, dejando en silencio a las más de 2.500 personas que colmaron el Casanova.

Fue entonces cuando Espil transformó la noche de tristeza en éxtasis puro. Con diez segundos por jugar, recibió en la esquina derecha, lanzó con arco pronunciado y el balón fue todo red. En el ataque siguiente, Villares tiró despatarrado en busca del lanzamiento del triunfo, pero fue en vano: después de Espil sólo quedó el precipicio para la visita, la nada misma, mientras que para el local fue todo festejo, coronado con el tradicional círculo de jugadores abrazados en el centro de la cancha.

"Lo bueno que tiene el básquetbol es que no se sabe quien gana hasta el último segundo. Hoy pasó eso, tuve un buen partido pero el domingo tenemos otra final y hay que pensar en eso. Lo que más valoro de este juego es la actitud, antes nos sacaban ocho o diez puntos y era cosa juzgada. Hoy lo dimos vuelta y mostramos que estamos enteros", dijo Espil.

Con este resultado, Bahía alcanzó su novena victoria en las últimas doce presentaciones y el límite de doce triunfos en sus trece encuentros jugados en casa. Además, se mantuvo en la séptima posición de la tabla de LNB con 49.5 puntos.

El domingo, desde las 20.30, recibirá a La Unión buscando un nuevo triunfo para seguir soñando rumbo a los playoffs.

"Venimos con una racha buena en casa, estamos bien enfocados y queremos ir por más. La idea es terminar lo más arriba posible", concluyó Espil.

La gente, de a poco, se entusiasma con el equipo y el proyecto.

No es para menos.

FOTOGRAFÍA: Sebastián Lobos para Prensa Weber Bahía Estudiantes

PLANILLA: Asociación de Clubes

ESTADÍSTICAS AVANZADAS: Pablo Bualó Prensa Weber Bahía Estudiantes

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy