Weber Bahía regresó a la victoria ante Instituto
Imprimir E-mail

Se recuperó venciendo en Córdoba, por 97 a 82. Lucio Redivo clavó 33 puntos (7-10 en triples). Fue figura junto a Pancho Jasen.

Por Fernando Rodríguez / La Nueva

Para Bahía Basket era tan importante la victoria –que prácticamente le sella el tercer puesto, porque tendría que perder los 5 y que Argentino triunfe en los 3 restantes-, como el ganar en confianza. Y logró ambas cosas. Porque superó a Instituto, por 97 a 82, con un gran segundo tiempo y, básicamente, un excelente último cuarto.

No le fue sencillo. Claro. La variedad de recursos el local la expuso rápidamente. En 3m30 los 5 habían anotado. Y por diferentes vías: atacando el cesto, detrás de los 6m75, corriendo o corrigiendo tiros.

En 4m35 ganaba Instituto 16-7. Fue como tocar fondo para Bahía, que empezó a despabilarse, Sepo metió a Ramos y Thygesen, hubo más movilidad y Redivo –quién sino-, le dio un cachetazo al local clavando 3 triples.

Con parcial de 17-6 cerró el cuarto 24-22 arriba y aumentó la diferencia a 26-22 creciendo defensivamente.

No obstante, Phillip entró derecho y dominó a Jasen, (anotando 5-5 en dobles), tanto de espaldas como de frente.

De a poco, la defensa se reacomodó cuando presionó algo más arriba y congestionó los caminos, para colaborar con Pancho. Claro que adelante, la escasez de juego y pases lo llevó a perder la ventaja, cerrando el primero tiempo 2 abajo: 43-41.

Falto de precisión y padeciendo el buen inicio de complemento de De Groat (2-2 en t3), el equipo bahiense siguió corriendo de atrás. Y le faltó solidez colectiva, limitando el juego a lo que generara Lucio.

De todos modos, saltando del banco, Johnson tuvo más presencia interior, en la medida que jugaron 4 abiertos y él, de espaldas, empujó a Clancy.

A la vez, Fjellerup empezó a ganar en confianza, renovó el ritmo, Lucio algo más liberado aprovechó cada oportunidad y Bahía dio vuelta el juego, metiendo un parcial de 20-7: 67-61, al finalizar el tercer cuarto.

A esta altura ya se jugaba al ritmo de Bahía. Y, a pesar de dar ventajas físicas con los grandes, la rotación, cargada de energía, permitía igualar a un equipo más grande.

Encima, Pancho, que derrochó ganas y fue un ejemplo luchando con De Groat que le jugaba adentro y afuera, en ataque tuvo resto para meter 10 puntos clave (incluidos 2 triples), rebotear y asistir.

En medio, el equipo volvió a ser el de antes, abriendo la cancha, corriendo y lastimando, estableciendo 19 de luz, con 3m40, tras un triple de Lucio (completó 33 puntos, incluidos 7-10 en triples).

Y esa ventaja supo mantenerla, con otro semblante, recuperando la memoria y la alegría de un equipo que terminó con una sonrisa.

La gira continuará por Santiago del Estero, enfrentando a Quimsa y Olímpico. Ya con más alivio.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy