El finalista Bahía cerró las semis con otro triunfo: 97-84 a Guaros
Imprimir E-mail

Bahía Basket terminó de cerrar su semana histórica con otro triunfo. En la última jornada de las semis de la Liga Sudamericana y ya clasificado a la final de antemano, el elenco de Sebastián Ginóbili venció 97-84 a Guaros de Lara y acabó la zona invicto. Anthony Johnson, que volvió a ver minutos tras ser uno de los jugadores que se perdió el juego de ayer, brilló con 26 puntos y 13 rebotes.

Bahía pegó más rápido, más efectivo en sus primeras ofensivas y apoyado en más recursos de los que contó anoche (ahora con Johnson en el cinco inicial, más Vaulet en el banco junto con Fjellerup). Por eso ganó equilibrio, sin estar relajado por ya estar clasificado de antemano y con Fernández (titular de nuevo) más Levy imprimiendo la primera ventaja interesante: 14-8 con una buena rachita de libres.

Bahía siguió moviéndose mucho más hasta sacar siete de diferencia (20-13), aunque en el último minuto Guaros recortó un poco la brecha con un buen cierre de Hamilton y Colmenares. La historia siguió favoreciendo a Bahía, aunque ahora por apenas 20-17.

Guaros pasó al frente con Graham, Bethelmy y Hamilton (28-27). El juego se hizo muchísimo más parejo y cambiante, pero desde el lado bahiense el criterio con el que se manejó y distribuyó el juego fue quizá de lo más importante. Se mantuvo, por eso con un buen cierre de Whelan, Bahía se fue al entretiempo ganando por tres (44-41).

Los de Ginóbili entraron una marcha más en el reinicio de las acciones, con Johnson y una ráfaga de Vaulet que puso al equipo argentino arriba por diez (53-43) en apenas dos minutos. Llegaron también dos bombazos, uno de Whelan y el otro de Corvalán, mientras que Johnson siguió dañando hasta sacar una máxima de 63-48 llegando a la mitad del parcial.

Esa rachita le permitió a Bahía acomodarse más, sin relajarse pero jugando a otro ritmo de serenidad. Así entró al último cuarto con diferencia de diez tantos, por 72-62 haciendo un trabajo muy correcto.

Todo el impulso que había conseguido Bahía a través de su gran tercer cuarto se extendió en el último periodo, en una defensa bárbara. Guaros, por problemas propios y virtudes de Bahía, se terminó planchando, estuvo más de tres minutos sin anotar y los argentinos sacaron diecisiete de un escobazo (79-62), de la mano de un Johnson jugando un partido enorme.

Guaros quedó totalmente desdibujado, ya no tuvo reacción y Bahía lo cerró con muchísima comodidad, por 97-84 y con minutos para todos los pibes. Los de Ginóbili cerraron las semis cumpliendo, invictos y en una semana que quedará en el recuerdo.
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy