Bahía sobrevivió a un temblor en Río Gallegos y estiró su invicto
Imprimir E-mail

Bahía Basket sufrió mucho para ganarle 72-70 a Hispano. Un triple de Redivo, un error local y un taponazo de Levy lo salvaron. Bahía 4-0 y único invicto.

Bahía Basket no la tuvo nada fácil en su paso por Río Gallegos, aunque de todas formas se llevó con un resultado positivo. En un partido peleadísimo y con un final que estaba para cualquiera de los dos, el elenco de Sebastián Ginóbili venció a Hispano Americano por 72-70 y se mantiene como el único invicto dentro de la Liga 2016/17. Los bahienses fueron más que su rival en un cierre tremendo, donde un triple de Redivo y un taponazo de Levy decidieron la victoria del equipo.

Tanto Jamaal Levy (8 puntos, 13 rebotes y 1 tapa vital) como Lucio Redivo (18 puntos) fueron las dos máximas figuras de un Bahía un tanto irregular pero dominador durante la mayor parte del juego. En Hispano lo mejor pasó por lo de Jarred Shaw (18 tantos) y el partidazo de Kyle Austin (doble-doble con 15 tantos y 15 rebotes).

Hispano arrancó tomando la delantera, con buenas defensas, aprovechando que Bahía no se acomodó y pegando rápido con un ataque veloz de Shaw más una bomba de Mignani. Bahía comenzó a entrar en ritmo de a poco sobre todo con la presencia de Johnson en la pintura, sin embargo cometió muchos errores de desatención y se vio superado en energía.

El trabajo de Hispano fue muy correcto, no entró en desesperación y estuvo ordenado. Así logró frustrar el juego de los de Ginóbili, también a través de su efectividad y de los puntos de Shaw. Metió una carrera de 8 a 0 y pasó al frente por un sorpresivo 18-11, pero Bahía hizo un mejor cierre y maquilló el parcial para quedar abajo por 20-18 al concluir los primeros diez minutos.

Bahía aprovechó el movimiento de su banco para mantener intensidad y sacar ventajas sobre su rival, casi un calco de lo que viene haciendo partido a partido. Entraron Fjellerup, Jasen y también Martín Fernández con un triple, en un contraste que Hispano no supo contener y con una visita que se escapó a ocho (30-22).

Bahía hizo todo bien, llegó a sacar nueve de máxima en ese pasaje pero Hispano resurgió de la mano de los triples y de un fantástico Mignani. El escolta fue el gran motor de la reacción local, dejando a su equipo abajo por tan solo un doble pero ante un Bahía que tomó un poquito más de oxígeno al ingresar al descanso largo: 38-34 tras libres de Whelan y trámite incierto de cara al complemento.

Los extranjeros de Hispano también empujaron al cuadro local en el reinicio de las acciones, sin embargo Bahía siguió sosteniéndose de las manos de Vaulet y Levy. La historia se hizo muchísimo más pareja y peleada gracias a ese aproximo que había logrado Mignani en el ocaso de la primera mitad, Hispano siempre estuvo al acecho pero Bahía encontró soluciones en todo momento.

Redivo (otro de gran partido), Johnson (determinante en la pintura) y Fjellerup (revulsivo como de costumbre), guiaron a la visita a un 56-52 al ingresar al último tramo, manteniendo la ventaja pero sin terminar de rematar un juego donde siempre estuvieron un pequeño escalón por encima pero donde también padeció en todo momento la entrega y el sacrificio de su rival.

Como se esperaba, el último cuarto terminó siendo una verdadera batalla y ninguno dio el brazo a torcer. También se esperaba una embestida mayor de Hispano, sabiendo el partido altamente digno que desarrolló y siendo consciente de que era el momento justo para apretar a Bahía.

A Hispano le costó, sobre todo porque la visita sacó seis unidades (62-56) con un triple de Corvalán y el aporte de Fjellerup, sin embargo encontró una luz de esperanza en un Johnson que acumuló la quinta falta y debió abandonar el partido a 4m04s del cierre.

A partir de ahí Hispano siguió elevando su juego y hasta pasó al frente por la mínima con un doble y falta de McGowan (68-67) restando 1m32s. Pero el final, apasionante, terminó llevándoselo Bahía, por inteligencia, acierto y por ser más tiempista. Redivo, a pura frialdad, clavó un triple bárbaro que regresó a la visita a la delantera del marcador (72-70), Hispano decidió muy mal su siguiente ofensiva pero Bahía también pecó con dos libres marrados por Vaulet.

Con la última bola para el elenco local, Treise buscó igualar el duelo para forzar un suplementario pero Levy apareció como el gran héroe y metió un tremendo tapón para cerrarle el aro, decretando así el sufrido nuevo triunfo de los bahienses.

Fuente: BasquetPlus.com

Foto: La Liga Contenidos
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy