Bahía no pudo con Libertad en la vuelta de Pancho Jasen
Imprimir E-mail

Los Tigres ganaron un partido de cierre infartante y peleado. Con una destacada labor colectiva, el equipo de Piccato apagó el muy buen regreso de Jasen.

Libertad de Sunchales se quedó con un apretado y agónico triunfo ante Bahía Basket, de local y por 79-75. Los Tigres lograron un triunfo muy necesario para seguir sumando en la tabla de posiciones del Norte y respirar de la zona baja. El equipo de Gabriel Piccato logró llevarse un partido que se definió sobre el final, con algunos errores pero en un duelo vibrante de equipos que necesitaban sumar.

Los Tigres tuvieron una actuación colectiva bastante sobria. Cada jugador tuvo su buen momento y supo darle herramientas necesarias al equipo anfitrión, con buenos pasajes de Slider, Danridge y Hubalek entre los más destacados. En Bahía se produjo el regreso de Jasen, que cumplió un muy buen partido pero que no pudo tener un feliz reestreno en la Liga Nacional. Además de la labor de Pancho, el otro trabajo muy interesante en el equipo de Sebastián Ginóbili lo arrojó Vaulet, voluntarioso y dando una gran mano en ofensiva.

Libertad arrancó encendido y picante desde los triples. Precisos y con tiros esquinados, Sheard y Slider pusieron al local arriba por 6-2, abusando de la fragilidad defensiva de los bahienses y pudiendo darle muchísima movilidad al equipo. Aprovechando la vulnerable oposición rival, los santafesinos se escaparon a un mucho más claro 10-2 y demostraron estar encendidos.

A Bahía le costó mover la bola en ataque y tampoco tuvo claras ideas a la hora de defender. Sin poder rendir en ninguno de los dos frentes, era cuestión de tiempo para que Libertad estire la diferencia. El desbalance defensivo de Bahía daba lugar a ello, y aunque el equipo de Ginóbili mejoró levemente en ataque siguió sufriendo mucho atrás. Slider, y una efectividad sorprendente en el dueño de casa, estiró la diferencia a nueve tantos: 18-9.

Vaulet ingresó para cambiarle un poco la cara al equipo, aunque le tocó bailar con la más fea a la hora de defender a Hubalek. Con lo difícil que se torna defender al checo, la misión de bajarle el goleo a Libertad no fue nada sencilla, aunque el pibe cordobés se las ingenió y rindió. Minutos después del ingreso de Vaulet se produjo el regreso a las canchas de Jasen, que se mostró muy activo y permitió el empuje de Bahía para ponerse abajo por solo cinco (25-20). De todas formas, Libertad acabó el primer periodo con ventaja de 26-20.

Los de Piccato se mantuvieron a flote de la mano de un Alloatti muy laborioso. Activo en ambos aros y ayudado por el ingreso de Vildoza en la base (el pibe le dio un ritmo mucho más intenso), el local llegó a dispararse por diez (32-22), pero Bahía volvió pronto al juego con una bomba de Redivo y una contra de Byró: 33-27 y nuevamente un trámite apretado.

De todas formas a Bahía le siguió costando y mucho defender el juego interior. Está claro que Ginóbili apostó por una formación mucho más baja de altura (ya sin Cantón y con Eslava lesionado no había tantas variantes) y que ahí se iba a sufrir mucho, pero la falta de profundidad ofensiva de Libertad favoreció a la visita para que no se escapase en el score.

Pero Bahía se nubló nuevamente al promediar el parcial. El equipo erró muchos lanzamientos abajo del aro, se secó claramente en ofensiva durante varios minutos y por momentos se empecinó en anotar de una misma forma cuando ésta no daba resultados. Con muy poco pero con un Fierro participativo en la pintura, Libertad pudo desbalancear otra vez y llegó a sacar diferencia del doble dígito, aunque entre Vaulet y Levy pusieron el marcador 37-29 al ingresar al descanso largo.

Bahía regresó a las acciones mucho más afilado desde el perímetro. Primero con Gerbaudo y luego con un Jasen que siguió mostrándose enormemente activo, el equipo de Ginóbili no soltó el trámite del juego y se mantuvo a tiro de remontar el juego. Sin embargo, siempre que limó diferencias terminó perdiendo constancia y Libertad aprovechó para escaparse.

Libertad no perdió el hilo de su juego, manejó la diferencia más tranquilo y nunca permitió que Bahía apriete más de la cuenta. En el final, con Barovero y un par de lanzamientos debajo del aro, volvió a escaparse hasta sacar una brecha de diez tantos (57-47). Bahía buscó correr en el contragolpe porque en toda la noche su ataque estacionado no fue productivo, en la agonía del parcial descontó a siete (57-50) pero un bombazo de Barovero puso el marcador 60-50 en beneficio para el local.

En el comienzo del último capítulo, Bahía apretó una vez más y se puso a tiro. La presión hizo que la visita se ponga a cuatro unidades de la mano de Byró, pero nuevamente el equipo perdió efectividad y un triple de Hubalek le dio un respiro necesario a Libertad, que pasó a ganarlo 63-54 a poco más de cinco minutos para el final. Los sunchalenses habían tenido una gran sequía en el goleo, pero Bahía nunca supo aprovecharlo.

En un abrir y cerrar de ojos el partido volvió a apretarse, Bahía no sintió el efecto de la oportuna bomba de Hubalek y de a poco volvió a ponerse en juego. Decididamente, con Vaulet, Jasen, Gerbaudo y una bomba de Gaskins, Bahía recortó a un claro 67-65 y se puso a tiro por enésima vez en toda la noche. Libertad, con muchísima más frialdad y pulso para atacar, no dudó y siguió aportando puntos amén de que el partido entró en un trámite impreciso por parte de ambos.

Aunque Libertad se escapó, Bahía intimidó una vez más con una bomba de Redivo y una bandeja de Gaskins. La visita se puso a dos nuevamente (72-70), y así llegaron los últimos minutos de un encuentro apretadísimo, donde los de Ginóbili empezaron a presionar en toda la cancha para conseguir la remontada. Para sumar una pálida más en los de Piccato, Hubalek, de gran partido, debió retirarse del campo de juego por acumulación de faltas (una suerte que corrió Barovero al arrancar el segmento).

Sin embargo los sunchalenses siguieron finos y definieron la historia desde los libres. Aunque tardaron en dar el quiebre y varias apariciones de los bahienses ofuscaron ese cometido, Libertad lo terminó de sellar con libres de Slider y Danridge, sobre el final un triple de Redivo abrió una pequeña y última puerta a la ilusión pero el equipo de Piccato, también con errores pero mucho más frío que su rival, se llevó el partido por 79-75.

Fuente: basquetplus.com.ar

Foto: ligateunafoto.com

 

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy