Argentino volvió a la cima del Sur: 75-64 a Bahía
Imprimir E-mail

Argentino debió sufrir más de lo pensado ante Weber Bahía Basket pero lo sacó adelante con un último parcial 21-4. Finalmente lo sentenció 75-64 y se va con una sonrisa a la gira de cinco partidos fuera de casa. Quedó como líder de la Conferencia Sur con 7-3.

Argentino necesitaba triunfar contra Weber Bahía Basket por varias causas, pero la principal era seguir con la esperanza de sumar puntos que lo dejen con vida en la idea de meterse en el Súper 8. Y qué mejor que contra un conjunto al que le ganó 10 de 10 en su casa. Pero le costó horrores en una jornada en la que encontrar los caminos se le complicó demasiado. A pesar de ello, terminó cerrándolo con un 21-4 (75-64) en el cuarto final y deliró todo el Fortín de Las Morochas.

Sin dudas, el dueño de casa extrañó horrores la precisión de Franco Balbi. Aunque cuando no apareció el talentoso base, otros basquetbolistas dieron la talla: Juan Cangelosi fue el principal actor con una aparición tremenda. A él se le sumó un Ignacio Alessio que aportó nada más y nada menos que 15 puntos más 5 rebotes (+23 de valoración). Ahí, y el primer tiempo de Fernando Funes (no ingresó en todo el ST por una molestia muscular) se explica una sufrida victoria.

Los primeros 10 minutos comenzaron con ambos quintetos ciertamente dormidos. Algunos yerros, algunos aciertos, parecían dormidos ambos. Sobre todo en defensa. De hecho, rápidamente estaban 7-5 para los bahienses. Y si bien eran efectivos en ataque, los tiros los tomaron con bastante comodidad.

Sin embargo, la marca hombre a hombre de Argentino empezó a darle un poco más de efectividad. Los dirigidos por Ariel Rearte parecían sentirse más cómodos con el golpe por golpe y pasaron al frente con un parcial de 8-0 (13-7). Igualmente el poco acierto del visitante (2/10 en cancha, con algunos intentos sin oposición) y la tremenda mano de Fernando Funes (7 puntos con 3/5) derivó en un pedido de minuto del Sepo Ginóbilli.

Poco cambió de cara al cierre. Bahía se cansó de abollar el aro y de enfrente encontró a un rival que no supo sacarle una mayor ventaja aunque se fue arriba por 18-12.

Entre algunas corridas de Christian Schoopler, apariciones del siempre rendidor Ignacio Alessio y una defensa que pareció despertar, el Turco arremetió frente a un tibio Weber. Eso sí, la distancia no fue algo que hiciera pensar que la historia se conducía hacia un solo lugar: 26-17 con 7′ por jugarse. Sin embargo, un aluvión de 7-0 tiró por tierra la comodidad del dueño de casa (26-24).

Argentino se vio envuelto en una sequía enorme que se interrumpió por la dupla Funes-Schoopler. Tras varios minutos sin anotar pudo darse un respiro para escaparse por 10 arriba (35-25) pero los vaivenes siguieron haciendo estragos. Buenos momentos de un silencioso John Thomas (7 tantos) todo volvió a emparejarse y cerraron el primer tiempo con un 35-33 para el de Las Morochas.

El desarrollo se presentaba para cualquiera. El que hiciera un poco más que su rival, con sólo eso, le iba a alcanzar para sumar dos puntos en un apático encuentro. Básicamente, parecía que el menos malo se llevaba la gloria de una noche para el olvido. Y así se dio. Pintaba para el Azul, después para la visita, que terminó pasando al frente 44-43 con 4 por jugarse.

Algunas bombas aparecieron del lado de los conducidos por el Ginóbilli para darle una ventaja inesperada al cabo del tercer cuarto arriba por 60-54.

El capítulo final era una gran incógnita, más allá que se presentaba sumamente complicado para un Turco que no embocaba nada y le empezaron a entrar todas en su aro. Sin embargo, como varias noches, Juanchi mostró su liderazgo con aciertos más una colaboración importante desde lo anímico. Encima Owens, con un recurso habitual, probó desde 6,75 y llenó las gargantas de gol. De golpe con un 13-0 la película cambiaba de desenlace. El terror se convirtió en comedia para que el Fortín delire de cara a los últimos 5′.  A esto le sumó un Alessio parejo en la pintura para darle forma a un 19-0 que fue demasiado para Weber.

Finalmente terminó siendo victoria por 75-64 con una noche que no quedará en el recuerdo de muchos pero que sirvió para que el Turco sume dos puntos vitales en la lucha por ingresar al Súper 8 de fin de año. Y como plus, quedó como único líder de la Conferencia Sur.

Por eso se festejó con una gran alegría. Es que el desahogo de un conjunto,  que venía de caer agónicamente frente a Boca el jueves por la noche, era de esperarse. Ahora deberá salir un largo rato a la ruta (son cinco encuentros afuera, el primero el martes vs. Peñarol). Dentro de 15 días volverá a su barrio para verse las caras con Lanús.

Fuente: Deporte de Junín

Foto: Ligateunafoto.com

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy