Mucho por hacer en la cocina
Imprimir E-mail
MAR DEL PLATA--El contraste fue tan evidente que el partido duró un cuarto. Bahía Basket
padeció ayer a un inspirado Peñarol, que con 6-7 en triples en el segundo cuarto generó una distancia en el juego y en el marcador que fue inalcanzable para la discreta oposición bahiense.

El resultado final, victoria del marplatense por 98 a 70, en este caso correspondiente a la segunda fecha de la zona Sur, se convirtió en la más amplia en el historial de ambos equipos.

La estrategia del equipo dirigido por Sebastián Ginóbili era apelar a la juventud e intensidad que podían proponer sus dirigidos en ambos cristales, para contrarrestar el juego más criterioso y elaborado de los "veteranos" de Peñarol. En los primeros 12m. Sepo había rotado a casi todos (salvo Filippa y el lesionado Gerbaudo).

Rasio inauguró el gol con un triple, Nocedal y Blakeney aportaron sus puntos y la visita lo llevó parejo, buscando no fallar en la lectura y defensa de picks que generase Campazzo arriba y sincronizar las ayudas frente al daño que pudieran ocasionar las penetraciones de Boccia.

Sin embargo, ya en el cierre del lapso inicial el local comenzó a destruir. Primero con su defensa zonal, restando dinámica. Y en ataque con tres triples consecutivos de Gutiérrez --ante la mano levantada de Rasioel local metió un parcial de 11-4 que lo dejó bien perfilado para el cuarto siguiente (21-14).
Y a pesar que Campazzo fue intermitente y Boccia no paró de errar (2-7 en dobles en el PT), en el segundo período aparecieron otras vías que hacen del milrrayitas un rival muy difícil de controlar. Con 3-3 en triples del boricua Sosa más la actividad de Leiva en poste bajo (7 puntos), Peñarol comenzó a romper ventajas máximas, hasta ir al descanso 20 arriba.

Para entonces Bahía se alimentaba de puntos por goteo. Por ello fueron valiosos los triples de Gonzalo Martínez y Redivo, simplemente porque sumaron. Además Clark intentó ser protagonista en ataque, desplegó fundamentos e intensidad, aunque fue la misma que en defensa lo llevó a cargarse de infracciones y limitar sus minutos. El tercero se jugó para cumplir. Hubo minutos para todos y el pibe Filippa pudo debutar. La única estadística positiva del partido de ayer, que dejó aprendizajes y un cartelito colgando en el vestuario bahiense: "equipo en construcción".


Fuente: lanueva.com
Fotografía: ligateunafoto.com
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy