WBE volvió a perder ante Argentino en Junín
Imprimir E-mail
JUNIN -- Pensar que lo mejor que puede pasarle a Bahía Estudiantes es tener que retornar a esta ciudad muestra el peor escenario de todos los que se evaluaron en la previa al inicio de la serie contra Argentino, que anoche impuso su juego, volvió a ganar (82-73) y viajará a Bahía con la serie reclasificación 2-0.

Todo comenzó muchísimo mejor de lo que había terminado el miércoles. Intenso defensivamente, funcionando los cambios, tejiendo una telaraña y provocando tiros forzados que bajaron los porcentajes del local respecto del primer partido, le dieron presencia al albo.

Pancho siguió a Cangelosi y bajó rebotes, Williams a Funes y Bahía Estudiantes sacó 10 promediando el primer cuarto.

Lo muy bueno de atrás se capitalizó adelante, corriendo al ritmo de Faggiano y con Williams rompiendo.

La diferencia pudo mantenerla y la amplió con un triple de Rivero más el aprovechamiento de una falta técnica a Weigand, estableciendo la máxima de 13 en 2m40 del segundo cuarto y cargando de impotencia e incertidumbre al local.

No obstante, la defensa fue perdiendo consistencia, De los Santos rompió con facilidad la primera línea, no hubo ayudas, Weigand creció en la pintura y Argentino metió un parcial de 9-0 en 2m20.

El feliz ingreso de Luchino le permitió al local seguir limando la diferencia que, sumado al siempre efectivo pick and roll que juegan para Amicucci, llevaron a terminar al equipo juninense con la mínima desventaja: 40-39.

La rotación local no se sintió. Cada uno que tuvo la pelota se tornó una amenaza y sumando pases o rompiendo con De los Santos, además de la resurrección de Cangelosi volviendo a ser el jugador del primer juego, llegó a sacar 8 puntos.

Al margen de la diferencia, el dominio de Argentino empezó a solidificarse. Un equipo sin figuras individuales, pero consistente colectivamente, fue marcando territorio.

Plantado en una zona y obligando a que Estudiantes hiciera viajar la pelota por el perímetro, el local encontró la manera de empezar a cerrar el juego.

La falta de gol y el escaso peso interior limitaron al máximo al representante bahiense, que tiró una presión cuando el reloj lo corría. Ya era tarde. El martes será la hora de la verdad en el Casanova. El tiempo no puede volver atrás.



FUENTE: Fernando Rodríguez para La Nueva Provincia

FOTOGRAFÍA: Ligateunafoto.com

PLANILLA: Asociación de Clubes

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy