WBE venció a Peñarol en una noche inolvidable
Imprimir E-mail
La victoria ante Peñarol, por 90 a 81, quedará guardada entre los momentos inolvidables del básquetbol bahiense. La serie de cuartos está 2-2. Definirán en Mar del Plata.
 
     Ni el director más osado probablemente se animaría a escribir un guión con el contenido que tuvo anoche Bahía Estudiantes-Peñarol. Por momentos pareció una película de ficción y hasta demasiado fantasiosa.

     ¿Cómo explicar que el local perdía por 23 puntos en el primer cuarto ante el bicampeón y terminó ganando 90 a 81? ¿Y que una de las figuras fue el hombre que, a los 44 años, jugó casi para despedirse...? ¿Y que se cortó la luz...?

     ¡Cuántas cosas para guardar en la memoria!

     Definitivamente demoledor resultó el primer cuarto de la visita, mayor aún que en el primer juego, que había sido de 31-15. Los parciales de 8-0, en 1m38; 18-6, en 5m.; 25-8, en 6m45 y el peor: 33-10, restando 25 segundos para cerrar el cuarto, apagaron las luces del Casanova. Peñarol, herido, había mostrado sus dientes: 4-5 en t3, 7-8 en t2 y 7-8 en t1. Valoración ¡43!, contra 3 de Weber Bahía Estudiantes.

     Leiva hizo estragos en la pintura (3-4 en t2 y 2-3 en t1), Mata vino a Bahía tras su "ausencia" en el primer juego (2-2 t3, 1-1 en t2 y -2-2 t1) y Campazzo (1-1 en t3 y 2-2 en t2) se liberó. Intratable estuvo la visita. ¿Estudiantes? No entró en juego. Ese 33-12 parecía irreversible, a pesar que quedaban ¡30 minutos! "Una lástima", imaginaba uno con tanta ilusión que había.

     Oveja sentó a Leo, Campazzo y Leiva. Y los devolvió a 2m30. Estudiantes no se entregaba. Cortando el circuito de Peñarol, doblando, congestionando y corriendo Estudiantes volvió a vivir. Despacito, en silencio y con Meyinsse (11 puntos) más decidido a atacar el cesto y Espil empezando a ser protagonista de su propia película.

     El histórico clavó 3-3 en triples, 1-1 en t2 y 1-2 en t1, agregándole una dosis de idolatría cuando tuvo que irse al vestuario a que le cerraran la herida y volvió. Al mismo tiempo, Pepe hizo jugar, Aguerre también aportó y el público enloqueció. En medio de este contexto, Peña cayó en la telaraña defensiva y Estudiantes cerró el primer tiempo ¡a 3 puntos! Impensado, increíble, soñado...

     Buscando variantes, Hernández sacó desde lo más profundo de la banca a Lamonte. El estadounidense, que venía en picada en esta temporada, entró en el complemento y rompió hacia el cesto, sumando 10 puntos.

     El corte de luz no apagó a Estudiantes. Al contrario. A Espil lo secaron cambiando en cada defensa, aunque Ricky metió sus primeros puntos de la noche y Faggiano profundizó las ofensivas. Los 4 puntos en el inicio del último cuarto no eran diferencia.

     Un triple de Pepe sirvió para igualar en 64 y otro de Ricky para pasar al frente: 67-66.

     Peñarol, increíblemente no reaccionaba y estaba evitando el cachetazo. Desconocido. Estudiantes fue al frente, Pepe la metió y manejó, Meyinsse se fajó y Espil sacó por faltas a Leiva, haciendo diferencia cuando fue al cesto.

     Mata fue intermitente y no pudo sostener a su --perdido-- equipo. En un final cargado de tensión y desde la línea, Bahía Estudiantes "jugó" ante un rival cargado de impotencia que, al final terminó pegando, pero recibió un duro golpe.



FUENTE: Fernando Rodríguez para La Nueva Provincia

FOTOGRAFÍA: Sebastián Lobos para Prensa WBE

PLANILLA: Asociación de Clubes
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy