Pisani: "Nadie nos va a quitar el sueño"
Imprimir E-mail

Hacía rato que no se respiraba un clima así en Bahía Blanca. El básquetbol se discute en los bares, en las esquinas, en cualquier lugar que sirva de excusa para hablar de Pepe Sánchez, Juan Espil y compañía.

"La gente se engancha mucho y cada día participa más", señaló José Luis Pisani, entrenador de Weber Bahía Estudiantes, al ser consultado. Y no es para menos: Bahía ganó trece de los últimos catorce partidos jugados en casa y tiene una racha de triunfos consecutivos que no se daba para un equipo de la ciudad desde la temporada 90-91, cuando Estudiantes era conducido por Néstor García.

En exclusiva, Pisani habló de los tres triunfos seguidos ante los equipos duros del norte, de lo que está pasando en la ciudad con el equipo y de los partidos que vienen antes de terminar la temporada regular.

José Luis, el domingo cerraron otro objetivo: ganar los tres partidos en casa contra tres rivales muy fuertes físicamente.
La verdad que estamos muy contentos por eso, pero como bien decis son equipos muy físicos y terminamos muy cansados. Por suerte pudimos descansar y ya estamos mejor. El desgaste se notó el domingo en ofensiva, porque no pudimos tener la fluidez de partidos anteriores. Notamos la ausencia de las dos fichas mayores que nos faltan (Facundo Giorgi y Lucas Faggiano), pero por suerte ya podrán estar en el partido ante Monte Hermoso Basket. Le dimos más responsabilidades a juveniles como Mateo Gaynor y Santiago Torre y nos doblegamos en el costado defensivo, sector en el que hicimos un gran trabajo. Sabíamos que David Jackson iba a anotar pero debía hacerlo con bajos porcentajes, y lo conseguimos. Eso fue clave, como también fortalecerse en la pintura.

Nombraste a Gaynor y Torre: ambos hicieron ante La Unión uno de sus mejores partidos en la temporada, Mateo defendiendo y Santiago en los dos costados...
Es verdad. Si bien Gaynor no es un especialista defensivo, nos dio muchísimo controlando por momentos a Jackson. Es realmente bueno que en la adversidad haya jugadores que hagan cosas que normalmente no hacen. Nosotros en Formosa utilizamos a Lucas Faggiano para defender a Jackson, pero el domingo no estaban, y el trabajo combinado de Mateo y Pablo Gil fue notable. Por el lado de Santiago, está haciendo muy buenos partidos y es algo que nos pone muy felices, porque ha trabajado muchísimo en el día a día y se lo merece. Ha empezado a jugar con otra frescura y con una cierta maduración pese a su corta edad; ya no corre solamente sino que también tiene un freno y logra pensar cómo hacer mejores a sus compañeros. No se empuja el ánimo sólo con triunfos, cuando se ve que los chicos mejoran es también un aliciente para saber que vamos por el camino correcto.

Contra La Unión alternaron tres tipos de defensa: hombre, cajón y zona matchup. ¿Cuál crees que dio mayor resultado?
Creo que la combinación de los sistemas defensivos llevaron al objetivo primario, que era confundir al rival. La idea era que tomen decisiones ofensivas jugadores que no están tan acostumbrados a hacerlo y tratar de controlar a Jackson, eje primario del perímetro de La Unión. Nos salió redondo, hicimos las tres defensas que decís y logramos bajarle el goleo a La Unión (nota: terminó con 72 puntos). Suponíamos que con el desgaste del juego ante Regatas el equipo no iba a estar fluido en ofensiva y por lo tanto debíamos llevar el juego a un marcador bajo, defendiendo con intensidad para ganarlo. Lo cierto es que nos llevamos otro partidazo, no olvidemos que son los terceros de la Liga...

¿Qué podés decir como testigo privilegiado del triple de Lucas Pérez en el cierre del primer tiempo? (Nota: anotó un lanzamiento a la altura del tiro libre propio, en el margen derecho de la cancha)
Cuando pasó no entendía nada, después del doble de Pepe Sánchez pensé que no había tiempo para más. Incluso supuse que no lo habíamos defendido, pero luego el Puma (Montecchia) y Mauro (Polla), me dijeron que Pepe le había levantado las manos, por lo que no queda otra que felicitarlo por la conversión. Tiene una cuota de suerte el lanzamiento, pero siempre estos tiros suman para el espectáculo.

¿Qué te parece lo que está viviendo la gente en Bahía Blanca? Está llenando el estadio en cada partido...
Me parece fantástico. La gente se engancha mucho y cada día participa más. El equipo está jugando a un nivel alto, hay jugadores de primerísimo nivel que contagian buen básquetbol. En Bahía la gente entiende mucho de básquet y nos acompaña. La verdad es que es un orgullo salir a la cancha y ver un marco de público como el del domingo. Con el sentido de pertenencia que transmiten Pepe Sánchez, Juan Espil y Ale Montecchia, es imposible que la gente no se enganche. Esta es la camiseta de Bahía y todos tenemos que defenderla.

Volvamos un poco al cierre del juego ante La Unión. Volviste a elegir a un tirador especialista (Juan Espil) en lugar de un tres con carga al rebote como Federico Aguerre ante un rival de presencia física. ¿Qué te llevó a esa decisión?
Pablo Gil estaba fuera y me pareció que si teníamos en el perímetro a Gaynor y Aguerre dábamos mucha ventaja en ataque. Juan viene cerrando los partidos de manera increíble por lo que aposté nuevamente a él y funcionó. Me quedé con Gaynor para que siga defendiendo a Jackson, porque lo estaba haciendo muy bien. Nosotros sabemos que los cierres de partido tienen que ser con Pepe y Juan, o Pepe y Pablo. No podemos dejar de tener dos de tres en un final de partido cerrado. Por suerte Espil lo volvió a definir con ocho puntos seguidos y nos dio el espaldarazo para seguir sumando en casa.

¿Hasta dónde crees que puede crecer Weber Bahía Estudiantes teniendo en cuenta los partidos que se vienen: afuera Monte Hermoso Basket, Peñarol y Argentino de Junín?
La verdad es que pensamos primero en Monte, nunca es bueno ir más allá del próximo partido. Cuando empezamos esta temporada el objetivo era estar entre los diez mejores de la Liga y hoy en la tabla figuramos séptimos, igualados con Atenas y Libertad. Este equipo es muy ambicioso, y no va a dudar en pelear si tiene cerca un quinto o cuarto puesto. Nadie nos va a quitar el sueño de pensar en algo más, pero tenemos que estar tranquilos y saber que con esta receta los resultados llegan. Esperamos seguir creciendo.