Pisani: "Tenemos los pies sobre la tierra"
Imprimir E-mail

José Luis Pisani, entrenador de Weber Bahía Estudiantes, mostró su satisfacción por la racha positiva que lleva el equipo en Liga Nacional.

"Estamos contentos por haber cumplido el primer objetivo de ganar estos cinco partidos en fila en casa", señaló el orientador bahiense al cierre del juego.

En exclusiva, Pisani habló con el departamento de prensa de la organización acerca de lo que se viene para el equipo bahiense.

José Luis, el viernes lograron la sexta victoria consecutiva jugando en casa ante 9 de Julio y esta vez, el tercer cuarto pasó de maldición a bendición...

Sí, es cierto, fue nuestro momento de despegue. Estamos contentos por haber cumplido el primer objetivo de ganar estos cinco partidos en fila en casa y de haber sumado nueve victorias de las últimas diez en el Casanova, eso habla de que estamos en un buen momento como equipo. Estamos muy duros en defensa por momentos y en ataque tenemos muchas opciones ofensivas, eso hace que tarde o temprano las soluciones lleguen. El viernes logramos que cuatro o cinco jugadores pasen la barrera de los diez puntos ante un rival como 9 de Julio, que es para quitarse el sombrero y felicitarlo. A mi entender, es el equipo revelación de la Liga Nacional, por la actitud que desplegan, porque saben exactamente lo que tienen que hacer y lo hacen.

Contra 9 de Julio fueron dos partidos bien distintos, el primer tiempo y el segundo. ¿Lo vivieron de la misma manera?

Sí, la verdad es que en la primera parte defendimos muy mal, les permitimos a ellos anotar muchísimo desde el perímetro (nota: el equipo de Río Tercero anotó 7-13 en triples) y ganar el rebote ofensivo. Nos anotaron 49 puntos cuando veníamos marcando diferencia en los primeros tiempos con nuestro ajuste sin balón. En el vestuario lo hablamos y salimos en el tercer cuarto a pensar el partido de atrás para delante. Funcionó porque nos anotaron sólo 14 puntos y ahí empezamos a despegar. Fue un segundo tiempo muy bueno en el costado ofensivo. Terminamos con algo de desgaste pero muy lúcidos desde la cabeza para entender donde estaba la diferencia: utilizando los cambios defensivos para poner la pelota en la pintura y lastimar en esa zona, haciendo del rompimiento perimetral una variante y no una constante.

¿Cuál fue la clave para vencer a 9 de Julio?

Mantener la calma en pasajes importantes del juego. Es un rival que no cede un centímetro, que no se detiene, que corre todas las pelotas y que asfixia con la defensa. Además, la clave fue mejorar nuestra defensa en el segundo tiempo y entender que trabajando 40 minutos le podemos ganar a cualquiera. Somos un equipo que puede ganarle a cualquiera y perder con cualquiera, todo depende del compromiso y el enfoque que mostremos en todos los pasajes de los partidos...

Después de la sexta victoria en fila, ¿Cómo sigue el panorama para Weber Bahía Estudiantes? ¿Es momento de mirar la parte de arriba de la tabla?

A nosotros nos faltan dos fichas mayores (Nota: Facundo Giorgi sufre una luxación en el hombro izquierdo y Lucas Faggiano padece una fractura del quinto metatarsiano del pie derecho) y todos los partidos tenemos que ver cómo está el personal disponible. Ahora tenemos una salida a Sunchales y Paraná para enfrentar a Libertad y Sionista. El equipo es muy ambicioso, las figuras principales y los que se suman desde atrás. Lo que tenemos claro es que para despegarnos definitivamente de los cuatro de abajo debemos seguir ganando, sin concesiones. A medida que avance el calendario, si seguimos sumando, entonces sí podremos mirar para arriba.

El objetivo interno del grupo era ganar estos cinco partidos consecutivos en casa y lo consiguieron... ¿Te animas a trazar una nueva meta?

El objetivo que trazamos es que las matemáticas, a fin de torneo, nos den a favor para olvidarnos de los cuatro del fondo y poder pensar para arriba. De todos modos, tenemos los pies sobre la tierra: cuando perdimos siete no eramos una banda de forajidos y ahora que ganamos seis no somos el mejor equipo de la Liga. Hay que mantener la calma y evitar la desesperación de algún resultado puntual. Tratamos de pensar partido a partido y ver cómo nos construimos en la recta final de la temporada.