El análisis de Sebastián Ginóbili
Imprimir E-mail


Weber Bahía Basket afronta los últimos juegos de la Primera Fase con una racha de tres victorias consecutivas. Llega de vencer a Peñarol en casa y enfrentará a Obras (local) y Gimnasia (visitante) para finalizar el primer tramo.

Sebastián Ginóbili priorizó el cambio de actitud del equipo para lograr la victoria ante Peñarol. Además planeó como serán los próximos juegos y anticipa lo que podrá ser la vuelta de Vaulet en las próximas semanas.

Atravesando un buen presente, ¿cuán motivado llega el equipo al encuentro ante Obras?
-La motivación es la de jugar, la de seguir siendo un equipo consistente a la hora de jugar y que, cada partido, sea una final para nosotros. Creo que esa es la idea que tenemos desde que empezó la competencia y hay que mantenerla.
Obviamente a veces sale, otras no, pero hay que seguir confiando en lo que nosotros hacemos, que creemos que es el camino adecuado para este equipo.

¿Cómo viviste el partido ante Peñarol?
-Creo que el cambio del primer al segundo tiempo fue, meramente, actitudinal. No es que el equipo no tuvo ánimo en la primera parte, sino que aumentó su carácter hacia el segundo. Estábamos muy parados, estáticos, esperando que el rival se equivoque. Nosotros no podemos jugar así, tenemos que salir a buscar los partidos, presionar y jugar de la forma que necesitamos para ser protagonistas. Eso fue lo que sucedió en el segundo tiempo, la diferencia. Podríamos haber perdido pero jugando de otra manera.
Lo que hicimos en el primer tiempo no fue bueno para nosotros de ningún sentido, nos entregamos a su ritmo y ellos manejaron el encuentro a piacere.

Hablaste de un cambio actitudinal en ese juego, ¿cuáles fueron las claves?
-Creo que en el inicio del tercer cuarto lo hicimos mucho mejor. Lo que pasa es que tuvimos una mala noche para los lanzamientos. Tuvimos muchos tiros abiertos que no pudimos convertir. Por ahí tuvimos pérdidas en momentos claves. Pero creo que después de anotar en un par de ataques nos sentimos más sueltos y sumamos confianza a nuestro juego. Yo creo que el segundo tiempo lo jugamos bien, a pesar de que, al principio, no se transparentaba en el marcador pero lo jugamos de otra manera y con otra energía.

Han tenido varios partidos en el arranque de la temporada y ahora los juegos son más esporádicos, ¿cómo afrontan, en los entrenamientos, el último tramo de esta primera fase?
-Seguimos insistiendo en hacer lo que hacemos. Mejorar algunos detalles en los que no somos consistentes y trabajar sobre una idea de juego. Es lo que estamos haciendo. Aprovechamos los momentos que tenemos para entrenar porque la Liga es irregular en eses sentido. Hay momentos en los que tocan tantos juegos que no se puede entrenar, y ahora tenemos tiempo para retocar algunas cosas.
Hay que aprovechar esos espacios que nos da el fixture para seguir trabajando. La Liga es muy larga con muchos partidos y viajes. Tenemos que planificar muy bien esos espacios para trabajar.

Se acerca la vuelta de Juan Pablo Vaulet, ¿qué sumará a este equipo?
-La verdad que de entrada no lo puedo confirmar porque hace mucho tiempo que no juega. Lleva mucho tiempo parado y su condición física no es la ideal. Primero buscamos que se sienta cómodo, ubicado con su cuerpo, que se sienta nuevamente jugador. Y seguramente en los minutos que les toque jugar, cuando vuelva, nos va a dar un salto de calidad importante. Por ahí no en su nivel basquetbolístico de entrada, pero sí en su nivel físico que empareja a los mejores de la Liga. Entonces, en ese sentido nos dará un empujón diferente a la hora de jugar.

¿Cuáles son los objetivos para cerrar la primera fase?
-La idea es seguir manteniendo la línea. El lunes es un juego duro para nosotros. Obras es un equipo importante, duro, difícil, defiende fuerte y tiene un plantel muy rico en individualidades.
Trataremos de enfocarnos en nuestra forma de jugar, de seguir mejorando como equipo, ser más consistente e insistir en lo que nosotros buscamos. Después veremos cómo se darán las cosas en Comodoro porque tendremos una semana más de trabajo. Pero primero es el partido del lunes en casa, lo cual genera una responsabilidad diferente y es un buen partido para seguir midiendo nuestro rendimiento.