Redivo: “Entendí, ¿por qué otros van a poder y yo no?”
Imprimir E-mail

“El que quiere venir a la tarde, es opcional”, le indicó Pepe Sánchez a los juveniles que habían participado en la práctica matutina de ayer.

Lucio Redivo fue el primero en llegar por la tarde al Polideportivo Municipal, donde entrenó junto al pibe Facundo Corvalán, recién llegado desde Junín, Santiago Vaulet y Ariel Ramos

-¿Por qué viniste?
-Porque es una forma de mantener el ritmo. Estoy tratando de entrenar a full, sin cansarme. Aparte, es increíble lo que nos está exigiendo. Soy un agradecido de la oportunidad que nos da alguien que logró todo.

-Alguna vez me contaste que cuando ibas al gimnasio tus compañeros volvían del boliche. ¿Es un premio lo que estás viviendo?
-Se puede decir que es un premio al sacrificio. Uno debe aprovechar la oportunidad que te dan para ser mejor. Si querés ser profesional, tenés que respetar el descanso, la alimentación y el entrenamiento. Eso debe cumplirse a la perfección. Obviamente me faltan mejorar un montón de cosas, como la penetración, el dribbling, la defensa, ayudar a estar más atento y el tiro.

-¿Qué estás mejorando al lado de Pepe?
-Un poco de todo. Estoy entrenando muchos movimientos para no perder ritmo, anticiparme, recibir rápido y jugar sin parar. Además, estoy haciendo muchos ejercicios de tiro y de concentración.

-¿En qué aspectos maduraste?
-¡En un montón! La primera temporada que entrené no podía ni armar el tiro, los veía a todos enormes, y pensaba “no puedo jugar”.

-¿Cuánto influyó eso para ayudarte a mejorar?
-Antes que nada traté de cambiar ese pensamiento. Llegaba a casa y decía: “no puedo jugar, no puedo armar el tiro”. Entonces, iba antes a entrenamiento y me quedaba después de hora. Creo que maduré en eso y entendí: “¿por qué otros van a poder y yo no?”. Al menos tenés que quedarte conforme con que lo intentaste. Y si no entrenás no lo sabés. Si bien la altura ayuda un montón, este juego es para inteligentes, hay que ser vivo.

-¿Tenés referentes?
-Siempre me fijé en jugadores petisos. Miro cómo juegan todos en general. En la Liga me fijo mucho en Paolo Quinteros, como se mueve y cómo arma el tiro. También es increíble cómo Diego García (Quimsa) sale y arma el tiro. Y de antes, si bien era otro estilo a mí y un poco más bajo, miro muchos videos del Puma Montecchia. De la NBA, J.J. Redick, de Clippers, Patt Mills, de San Antonio, Chris Paul. También trato de copiar el dribbling de Curry (Golden State)... La temporada pasada era impresionante cómo nos ubicaba Pancho (Jasen) en la cancha. De todos se puede aprender.

"Quiero jugar ya con Peñarol"

-¿Todavía se te viene a la mente el último partido con Peñarol?
-¡Esa espina no me la saco más!. Era la oportunidad de dejar afuera al último campeón. Estuvimos a un paso. Faltando 40 segundos ganábamos por 2 y en dos bolas se nos escapó. Volví a casa, pensaba, quería romper todo, pero el deporte es así, hay que seguir jugando.

-¿Tenés sed de revancha?
-¡Sí! Quiero jugar ya contra Peñarol, je, je. Volví y fui a jugar el Provincial para Bahía porque es un orgullo y, también, para despejarme.

-¿Te sentís un poco referente en la ciudad?
-Obviamente ayuda mucho ser de Bahía, pero nunca me sentí un referente del equipo o de la ciudad. Juego para mi equipo, Bahía Basket, y para la Selección. Lo disfruto.

"Voy a tratar de hablar más"

-¿Uno de tus aspectos a mejorar es la comunicación?
-Sí. En el básquet tenés que hablar. Está el famoso dicho que si hablás sos uno más, como que hay seis en la cancha. Me tengo que soltar un poco más y mejorarlo de a poco.

-¿No te nace?
-Por lo general escucho más de lo que hablo. Tampoco soy quién para decir algo.

-Bueno, pero fuiste ganándote tu lugar.
-Sí, soy consciente de eso. Este año voy a tratar de hablar un poco más. Lo que más tengo que mejorar es la concentración en las charlas y transmitir todo eso en el partido. A veces me pierdo en una jugada o en una defensa.

-¿Te gusta entrenar o es parte del trabajo?
-Me encanta. Y soy un convencido de que jugás como entrenás. Obviamente que lo nuestro es un trabajo, pero si te ponés a pensar, si bien a cualquiera puede gustarle trabajar o estudiar, lo nuestro es un deporte, el que amamos, el que jugamos desde chiquitos. Yo, por más que esté muerto, si me llaman voy a jugar.

-¿Evaluaste hacerlo durante el receso?
-Lo consulté con Pepe y entendí que me iba a venir bien un descanso. Hacía como cinco o seis años que estaba entrenando seguido. Ahora estoy haciendo muchas pesas y tengo una dieta especial, me alimento mejor.

Fuente y foto: lanueva.com