Ginóbili analizó lo que pasó y lo que viene
Imprimir E-mail

Sebastián Ginóbili, director técnico de Weber Bahía Basket, dialogó con el departamento de prensa de la organización, analizando cómo fue la última gira de visitante del equipo y reflexionando sobre la estadía de local para los próximos partidos.

¿Cómo viviste la última gira de visitante que tuvo el equipo?
-No fue positiva. La verdad es que no jugamos bien, no pudimos implementar nunca el ritmo que queríamos jugar y se jugó muy lento, estático y eso a nosotros no nos conviene. Tuvimos que aguantar el ritmo que imponía siempre el conjunto rival.

¿Dónde crees que recae el error que los ha llevado a esta irregularidad que los caracterizó durante esta Liga Nacional?
-No creo que, esta vez, haya un sido un problema de energías. Creo que tuvo mucho que ver que los rivales propusieron un juego intenso, dinámico, muy físico y donde nos sacaron de nuestro ritmo.
No pudimos defender, tampoco recuperar el balón, sin permitirnos correr. Ese juego estático nos perjudicó. Ese ritmo no es el que nos conviene y, a veces, el rival hace las cosas lo suficientemente bien para que nosotros no podamos plasmar nuestro ideal de juego.

¿Cuánto crees que afecta al equipo la baja de Ariel Eslava?
Mucho. Puede ser que la falta de tamaño sea un problema porque no nos permite agarrar muchos rebotes, tampoco podemos defender a la perfección a los internos rivales. Hay que multiplicarse un poco y ayudar cada uno de los jugadores porque estamos en inferioridad de condiciones con otros equipos.
Esa falta se nota cuando vas a buscar los rebotes o la posibilidad de correr que tuvimos en el partido.

Tendrán 6 partidos de local, ¿qué esperas de ellos?
Más que victorias, pido retomar un poco nuestro juego. Tratar de ir teniendo buenos partidos, por lo menos el sábado y allí pensar en el siguiente.
Más allá del resultado tenemos que pensar en jugar bien porque eso nos va a acercar más a ganar que buscar directamente la victoria.
Estamos en un problema de inferioridad física, tenemos que multiplicarnos físicamente y con energías para obtener resultados.