Vaulet: "Desde que Lamas me citó creo que todo es posible"
Imprimir E-mail


El alero cordobés tuvo un mano a mano con Básquet Plus y habló de su presente en Bahía Basket. Su recuperación, su evolución y sus sueños de selección.

Lucas Leiva / Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Una temporada en evolución, mucho talento por explotar a su corta edad, pero fundamentalmente una vuelta muy esperada. Así puede definirse el presente de Juan Pablo Vaulet, el joven alero de Bahía Basket que regresó al ruedo en la edición 2014/15 de la LNB con un protagonismo en ascenso dentro de la organización bahiense, después de haber sufrido una dura lesión en el pie izquierdo que lo dejó fuera de las canchas por espacio de un año y medio.

Vaulet continúa con su crecimiento día a día. El haber estado tanto tiempo inactivo es algo que ha condicionado al cordobés apenas logró su regreso a la actividad, sin embargo, de a poco va recuperando su confianza y sumando minutos, tanto en la Liga Nacional como en la Liga de Desarrollo, donde su aporte es considerado clave para el excelente presente del elenco bahiense.

El cordobés, de solamente 18 años (cumplirá 19 el próximo 22 de marzo), también está en carrera por conseguir un lugar en el equipo que disputará el Mundial U19 que se jugará a mediados de año en Grecia, y que tuvo su sorteo esta tarde. El pibe ya tiene dos mundiales de inferiores sobre sus espaldas (U17 de Lituania en 2012, y el U19 del 2013 en República Checa donde fue el cuarto mejor goleador con 8.5 puntos de promedio), además de una convocatoria con la Preselección de Mayores (previo a Caracas 2013, donde no pudo asistir por su dolencia en el pie), pergaminos más que importantes a la hora de tomar su vasta experiencia a tan temprana edad.

Con un futuro que se vislumbra muy alentador, en un año de grandes noticias porque además de concretar su regreso lo viene haciendo en un interesante nivel y con una mochila de sueños por cumplir, Vaulet habló con Básquet Plus y analizó toda esta temporada que atraviesa. El alero explicó cómo se está dando su inserción en el proyecto Bahía Basket, su recuperación, sus temores post lesión, su vuelta a las canchas, su proyección y su anhelo de volver a vestir la celeste y blanca.


- Después de tanto tiempo podemos decir que estás atravesando una temporada bastante sana, ¿Cómo llevás el día a día para agarrar continuidad, sabiendo que venís de una lesión tan prolongada?
. A medida que pasa el tiempo me voy sintiendo cada vez mejor. Estuve mucho tiempo parado, fueron cerca de 16 meses, volví en diciembre, jugué dos partidos y tuve que parar de nuevo porque me agarró una fascitis. Por suerte desde mitad de enero, que fue cuando me recuperé, estoy mucho mejor. Ahora lo que trato de buscar es esa continuidad, que es lo que más necesito, y tratar de disfrutarlo. Con el correr del tiempo me voy sintiendo cada vez mejor, y eso es lo positivo.

- Supongo que manejar esa lesión fue bastante duro, mucho más si tomamos en cuenta el tema de los posibles temores.
. Sí, al principio sí y hasta ahora también tengo algunos de esos fantasmas. Yo creo que con el tiempo se va a ir pasando todo, no solo mental sino también físicamente. Obviamente que tuve muchísimos miedos al principio. Por ahí no te animás mucho a hacer algún tipo de movimiento en especial por esos miedos, pero creo que uno se va soltando sin darse cuenta. Hay que hacerlo mucho más natural, es difícil pero no hay que tratar de pensarlo tanto. Requiere mucho trabajo de cabeza, pensá que pasás de no poder hacer nada, ni siquiera caminar, a tener que volver a correr, jugar, saltar, hacer cambios de dirección... son muchas cosas, donde no solamente tenés que preparar de nuevo tu físico sino también tu cabeza. Al principio pasaba que me sentía atado y duro, pero luego di cuenta que no pasa nada, que con el tiempo me voy a ir soltando cada vez más.

- ¿Qué importancia tienen estos varios minutos que tenés en Bahía Basket con el tema de la recuperación y en todo lo demás respecto a tu carrera?
. Mucha. La verdad es que me estoy sintiendo muy bien, cada vez mejor, Sepo y todo el cuerpo técnico me están dando mucha confianza. Cuando entro lo que intento es darle al equipo un plus de intensidad, tanto en ataque como en defensa, cambiando un poco el ritmo del equipo. Es un poco lo que tenemos que hacer los más chicos, darle un cambio de velocidad.

- ¿Esperabas tener este protagonismo sabiendo que venías de un parate largo?
. Cuando llegué a Bahía mi principal objetivo era recuperarme bien del pie. A medida que me fui recuperando me fui sintiendo bien, fue progresivo y nunca me quisieron apurar con el tema de la recuperación. Si yo sentía algo ellos siempre me lo respetaron.

- ¿Al equipo en general cómo lo estás viendo?
. Me parece que nos está faltando un poco de regularidad. Por momentos jugamos muy bien y por otros mal, y tenemos que tratar de encontrar un equilibrio. Le ganamos a Quimsa acá en Bahía pero hubo partidos donde perdimos mal, como que vamos de un extremo al otro y acusamos esa irregularidad. Está claro que podemos hacerle partido a todos, es evidente. Si podemos plantearles un buen juego a grandes equipos, como por ejemplo el partido contra Regatas, tranquilamente podemos competir contra todos los demás.

- De hecho hubo muchos partidos que se les escaparon en los cierres...
. Hubo varios partidos que perdimos sobre el final, donde nos faltó un último empujoncito como contra Peñarol, Olímpico o Atenas, donde no alcanza tanto la intensidad porque el rival tiene jugadores de muchísima experiencia y el partido se define más haciendo hincapié en los pequeños detalles. Está demostrado que podemos ganarle a cualquiera. Hubo partido donde jugamos muy bien 35 minutos, fuimos palo a palo con el rival pero se nos escapó de las manos en los últimos cinco minutos.

- ¿Molesta mucho saber que pueden tener grandes partidos y que esa regularidad no se cumpla siempre?
. Sí, se vuelve difícil pero solo al otro día del partido. En esta Liga jugás un partido y a los dos días estás jugando otro, entonces tenés que estar cambiando constantemente la cabeza y pensar en lo que viene, porque si te quedás pensando en lo que pasó te puede pasar factura en los siguientes juegos. Me parece que si te quedás ahí perdés mucho más, ya sea viniendo de perder o de ganar no te podés quedar atrás. El tener revancha rápida después de un mal partido es bueno.

- ¿Y qué visión tenés de vos y el equipo en la LDD? Un panorama distinto porque ahí son los grandes candidatos.
. En estos últimos partidos no venía jugando porque fue una decisión que tomamos en conjunto con el cuerpo técnico. Con el tema que estoy volviendo de la lesión me costaba jugar un partido, parar y volver a jugar otro, sobre todo por el tema del pie. Cuando me tocó estar en la Liga de Desarrollo la verdad es que me he sentido muy bien, porque es un lugar donde te podés soltar más, donde podés tomar decisiones y hasta equivocarte te diría.

- ¿Particularmente ves a la LDD un poco más importante para el tema de soltarte y retomar confianza?
. Sí, seguramente es fundamental. Cuando comencé a jugar esta temporada lo hice en la Liga de Desarrollo y me sirvió mucho para sacarme ciertos miedos. Como es un equipo muy largo el que tenemos ahí podemos ir rotando, vamos jugando algunos minutos y uno se va soltando. No sabría decirte si es especial para mí, pero sí estoy seguro que era algo que necesitaba y necesito para volver a sentirme con confianza y cómodo.

- Sonaría como que te cayó redondo el llegar a un proyecto como el Bahía con su apuesta a los jóvenes, tu proyección en particular y el protagonismo en Liga de Desarrollo y Liga Nacional.
. Sí. Estar en Bahía Basket que le da muchísima importancia a los jugadores más jóvenes, sumar que se implementó la Liga de Desarrollo y tener minutos en la Liga, fue una combinación de cosas que no pensaba antes de arrancar la temporada. Se vino todo junto, me sirvió y me está sirviendo muchísimo.

- Desde hace años te apuntan como una de las grandes promesas del básquet argentino, ¿Vos cómo lo tomás?
. Trato de estar tranquilo, solo quiero entrenar y jugar al básquet. Lo tomo como una motivación para seguir mejorando, trato de enfocarme en entrenar y disfrutar sobre todo por lo que me pasó el año pasado que estuve muchos meses parado. Estar tanto tiempo fuera de las canchas, poder recuperarme y verme hoy jugando otra vez es algo que no tiene nombre. Me gusta disfrutar esto que estoy pasando ahora.

- ¿Cómo ves la chance de estar dentro del plantel que viajará este año al Mundial U19?
. Sepo ya habló conmigo y me dijo que para esta concentración no me iba a tener en cuenta porque prefería que me quede a entrenar con el plantel de la Liga, sobre tratando de no apurar los pasos por todo esto que veníamos hablando con el tema de la lesión. La prioridad es que hoy esté en Bahía entrenándome y agarrando mayor continuidad, quizás para la segunda concentración me tengan en cuenta. Jugar en la Selección Argentina es lo que quiere todo chico que respira este deporte. Que me tengan en cuenta sabiendo que vengo de un parate me hace muy bien y me da muchos ánimos.

- A veces en las lesiones uno ve lo negativo, pero creo que vos podés decir que hay cosas positivas que sirven como aprendizaje.
. Sí, la verdad es que todo el año pasado que estuve parado me sirvió mucho para aprender e interesarme otras cosas relacionadas al básquet pero fuera de la actividad. Uno empieza a ver otras cosas, se empieza a cuidar con el tema de la alimentación, los cuidados para descansar, como que va adquiriendo una rutina.

- No sé si ir tan lejos pero supongo que querés mantenerte en ese crecimiento y aspirar a una convocatoria con la Mayor, así como cuando te llamó Lamas en esa oportunidad frustrada previa a Caracas 2013.
. Sí, aquella vez no pude ir porque pasó lo de la lesión, me encantaría que vuelvan a llamarme pero para eso tengo que seguir entrenando y trabajando día a día, después las cosas llegan solas. Si pude llegar a una preselección por qué no poder soñar con volver a hacerlo. Desde ese momento en el que Lamas me citó para entrenar con la Selección creo que todo es posible, es lo más increíble que me pasó, es un sueño y me voy a esforzar por conseguir un nuevo llamado. Obviamente que tengo que trabajar mucho para lograrlo y así lo voy a hacer, poder vestir la camiseta de la Selección es una experiencia única y es lo que todo chico desea.

Fuente: Basquetplus.com