Coleffi: "Para nosotros será la final del mundo"
Imprimir E-mail
Weber Bahía Estudiantes necesita conseguir un triunfo en su doble salida ante 9 de Julio y Argentino -o esperar una derrota de Obras en alguno de los dos compromisos de cierre de serie regular- para escapar definitivamente de la zona de permanencia y pensar en el campeonato.

Pablo Coleffi, entrenador de Bahía Basket, conoce la importancia del compromiso que viene en Río Tercero. Tras una semana difícil para el equipo, Coleffi habló con el departamento de prensa de Bahía Basket anticipando el escenario que viene para sus dirigidos.

Pocha, ya están instalados en Córdoba para jugar lo que va a ser, a priori, el partido más importante de la temporada en Río Tercero ante 9 de Julio. Será la chance de escapar definitivamente de la zona de permanencia.
Sí, o mirándolo de otro modo la posibilidad de jugar playoffs por el campeonato, que es lo que queremos. Creo que es lo que el equipo merece luego de estar la primera fase con problemas y la segunda con equipo completo, en plano de recuperación. Demostramos que con todas nuestras piezas podemos jugar de igual a igual con cualquiera. Estamos entrenando a conciencia, con la mentalidad puesta en que el partido ante 9 de Julio será bisagra para poder jugar contra los mejores, y tengo muchísima fe en conseguir los objetivos porque el equipo ha trabajado de la mejor manera para llegar a este momento.

Seguramente la idea será cambiar la cara por completo de lo que mostraron ante Obras, tratando de repetir algunas cosas positivas de la derrota ante Boca... ¿No es así?
Sí, absolutamente. Fueron dos partidos muy diferentes. El de Boca siento que lo dejamos escapar, porque tuvimos muchas chances para ganar y no tuvimos las herramientas para cerrarlo como corresponde. Con Obras fue una situación bastante especial por un par de hechos desafortunados que nos pasaron, aunque eso no desmerece el triunfo de Obras que jugó un excelente partido. La situación de Lucas Faggiano con el doloroso fallecimiento de su madre (nota: no pudo jugar frente al Tachero porque tuvo que viajar de urgencia a Bahía Blanca), sumado a la lesión desafortunada de Devin Davis en el arranque del partido condicionaron nuestras posibilidades. No es excusa porque el nivel de Obras fue increíble, además de que nosotros no hicimos un buen partido, pero es para considerar de cara a los choques que vienen. En lo estrictamente deportivo, lamento mucho más lo de Boca que lo de Obras, porque en ese juego tuvimos la chance de estar ahora en una situación completamente distinta. Pero así es el básquetbol.

Respecto a los casos específicos de Faggiano y Davis... ¿Cómo es la situación de ambos de cara al juego ante 9 de Julio?
Te digo la verdad, en este partido quieren jugar todos. Ellos y todos los demás integrantes de la organización. Te diría que hasta Tato, el utilero, quiere entrar a la cancha a defender la camiseta. Todo el mundo quiere estar, colaborar, participar. Eso habla a las claras de que tenemos un equipo que sabe lo que se juega en este choque. Nos pasaron cosas dolorosas, tristes, pero nos vamos a reponer y vamos a demostrar que nada puede contra este equipo. Lucas y Devin viajarán con nosotros y estarán a disposición, porque saben que son muy importantes en nuestra estructura. Más allá de los triunfos y las derrotas, tuvimos una temporada bastante particular y vamos a demostrar que tenemos lo necesario en el tanque para salir adelante y combatir.

¿Cómo anticipás el partido ante 9 de Julio?
Será un juego duro, porque a pesar de que 9 de Julio está en una posición en la tabla que ya no se puede modificar, tiene chicos con gran temperamento, que son intensos. Además, poseen una pareja de extranjeros muy rendidora (Edward Nelson y Josimar Ayarza). Tenemos que ir pensando que esta es la final del mundo para nosotros. Será un partido complicado pero si jugamos con los dientes apretados los 40 minutos nos vamos a ir con una alegría. Estoy convencido de eso.