Pisani: "Llevamos un mes de enero espantoso"
Imprimir E-mail

José Luis Pisani, entrenador de Weber Bahía Estudiantes, sabe que el equipo está pasando un momento difícil.

"Tenemos que encontrar un equilibrio emocional", dice, teniendo en cuenta que en el mes de enero su equipo ganó sólo dos partidos de seis, con ambos triunfos en el Osvaldo Casanova.

En exclusiva, Pisani habló con el departamento de prensa de Bahía Basket sobre el presente de su plantel.

Momento complicado para Weber Bahía Estudiantes en la temporada, tras la salida de Javier Mojica y las dos derrotas consecutivas fuera de casa. ¿Cuál es tu mirada sobre el tema?
Sin lugar a dudas es un momento duro. En los cinco partidos que salimos en enero, nos costó mucho cerrar los juegos, sobre todo por baches de dos o tres minutos de sequía que los terminamos pagando caro. Estamos trabajando desde la confianza, fortaleciéndonos de la cabeza para ganar concentración y evitar que se repitan las situaciones de este tipo.

¿Qué explicación le encontrás a esa falta de capacidad para cerrar los partidos?
Es distinto a lo que nos pasó con Peñarol y Quilmes. En esos juegos habíamos sufrido una desventaja grande, nos habíamos recuperado y luego habíamos caído en el final. Este fin de semana hicimos partidos parejos, el de Boca lo dominamos en gran parte del juego, pero no encontramos la forma de llevarnos el triunfo para Bahía. Creo que tenemos que encontrar un equilibrio emocional, el equipo tiene que madurar cuanto antes y debemos incluir a Ramzee Stanton cuanto antes en la rotación y en los sistemas. Necesitamos que nuestro tercer extranjero nos de cosas. Hoy nuestro trío de foráneos pasa un momento irregular y se nota en los finales de los partidos, en los que llegamos muy faltos de recursos ofensivos. Por momentos dependemos mucho del juego de Pepe Sánchez, por lo que necesitamos que el resto se contagie y juegue a su ritmo.

Precisamente te iba a preguntar por Stanton... ¿Cómo está hoy? Se lo ve un poco falto de ritmo.
Es verdad. Reconoció que necesita tomar ritmo de juego, pero nosotros lo sabíamos de antemano. El mes previo a su llegada sólo hizo pesas y lanzamientos, pero todavía necesita más roce de básquetbol. Por fortuna encontramos una gran persona y un gran profesional, que tiene muchas ganas de saltar a la cancha y jugar. Estamos adelantando con él, haciendo trabajos extra de gimnasio y también de básquetbol, para ponerlo a punto en condición física. Más que nada lo que necesita es juego, correr la cancha adelante y atrás, jugar cinco contra cinco... le decía a Ramzee en Buenos Aires que tenemos la suerte de no jugar el viernes (nota: se postergó el partido con Atenas para el 7 de febrero), por lo que tendrá más tiempo para trabajar con el grupo.

JavaScript no está habilitado!
To display this content, you need a JavaScript capable browser.
El domingo ante Gimnasia Indalo, los dos internos (Jerome Meyinsse y Ariel Zago) salieron por cinco faltas. Federico Aguerre también. ¿Crees que por momentos el equipo se hace muy chico en cuanto a profundidad de internos?
Con Boca no nos sucedió, pero es verdad que nos ha pasado en condición de visitante. Hay que reconocer que Gimnasia nos ganó con actitud: Devin Davis hizo un trabajo genial, como el año pasado cuando jugaba para nuestro equipo. Fastidió a dos de nuestros internos y los quitó por cinco faltas, incluyendo una jugada, decisiva, en la que extrajo tres faltas en una misma posesión. Necesitamos crecer, ver los errores y fortalecernos de la cabeza, porque faltan 15 partidos para jugar playoffs y esto no puede seguir sucediendo.

¿Crees que este bajón llega por la salida de Javier Mojica o es algo que se venía gestando de antes?
La realidad es que llevamos un mes de enero espantoso. De seis partidos ganamos sólo dos, no encontramos una regularidad en los 40 minutos y sólo tuvimos una línea de juego clara contra Boca y Gimnasia, en Bahía, y con Peñarol en Mar del Plata. La salida de Javier afectó sólo lo que sucedió este fin de semana, pero el bajón en el juego viene de antes. Lo que sí creo es que no tenemos que hablar más de Mojica, ya es parte del pasado y ahora es Stanton el que tiene que dar un paso adelante para ponerse a tono con sus compañeros. Lo que realmente nos preocupa es la irregularidad con la que estamos jugando, porque de esta manera es casi imposible robar un partido fuera de casa. Debemos corregir de inmediato en casa y arrastrar este estilo de juego, esta hombría, a cada una de nuestras visitas.